Se necesitan familias donostiarras para acoger a niños saharauis

Niñas saharauis de vacaciones en Donostia. /DV
Niñas saharauis de vacaciones en Donostia. / DV

El Departamento de Cooperación ha organizado mañana jueves, día 15, una charla informativa con el propósito de que 20 familias se unan a la iniciativa “Vacaciones en Paz”

Desde hace 32 años, el Departamento de Cooperación del Ayuntamiento de San Sebastián, con la colaboración de la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD y el Frente Polisario, pone en marcha el programa 'Vacaciones en Paz'. Una iniciativa que consiste en la acogida de niñas y niños saharauis de entre 10 y 12 años, durante dos meses de verano, por parte de familias donostiarras. El objetivo de esta iniciativa es aliviar, en medida de lo posible, las duras condiciones de vida que padecen estas y estos menores en los campamentos. Durante la estancia reciben revisiones médicas, se alimentan de forma variada y, sobre todo, conocen otro entorno muy distinto al desierto en el sobreviven.

Duñike Agirrezabalaga, concejala de Cooperación, ha señalado que el objetivo del verano de 2018 es «llegar a acoger en Euskadi a 300 niñas y niños. Cifra ambiciosa, ya que cada año el número de acogimientos va descendiendo debido a la falta de familias de acogida. En Donostia, mantenemos la apuesta de seguir acogiendo a 30 menores y para ello necesitamos 20 familias de acogida nuevas».

Agirrezabalaga ha recordado que el Departamento de Cooperación organiza este jueves una charla a las 18:00 horas, en la Sala de Juntas de Gobierno del Ayuntamiento.

Hasta el 1 de abril aquellas familias que estén interesadas en participar en esta experiencia pueden realizar las solicitudes en la Oficina de Cooperación, que está en el Palacio de Aiete, Paseo de Aiete, 65, 1º; llamando a los teléfonos 943 48 19 83 / 630 533 468 o enviando un correo electrónico a la siguiente dirección de oporrakbakean@donostia.eus. También se puede consultar en la web www.oporrakbakeandonostia.eus/es

El proyecto 'Vacaciones en Paz' es ante todo un símbolo de solidaridad con las niñas y niños saharauis cuyo fin es que estas y estos menores vivan durante los meses de verano unas "vacaciones" reales, de verdad y en paz, lejos de las duras condiciones que resisten el resto del año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos