La Navidad se pasea junto al Urumea

Cientos de personas se concentraron ayer paseando por el paseo de Francia, mientras disfrutaban del mercado de Navidad./FOTOS JOSÉ USOZ
Cientos de personas se concentraron ayer paseando por el paseo de Francia, mientras disfrutaban del mercado de Navidad. / FOTOS JOSÉ USOZ

Cientos de personas disfrutaron ayer de la oferta del mercado navideño ubicado en el paseo de Francia. Más de 30 casetas con productos típicos de estas fechas, actividades para los más pequeños y una oferta gastronómica variada atrajeron a muchos donostiarras y visitantes del territorio

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

El mercado de Navidad del paseo de Francia no ha podido tener mejor arranque. Tras el encendido de la decoración navideña del pasado lunes, el tiempo ha acompañado y la afluencia de gente no se ha detenido, viviendo en la jornada festiva de ayer uno de sus momentos más álgidos. «No cabe ni un alfiler», comentaba una mujer mientras paseaba con otras dos amigas observando la oferta de algunas de las cerca de 30 casetas de madera que exponen una amplia variedad de productos típicamente navideños.

Sol, fiesta, y una oferta atractiva tanto para pequeños como para mayores hicieron de este mercado el destino de muchos donostiarras y visitantes que se acercaron a la capital guipuzcoana. Y las sensaciones de todos aquellos a los que se consultaba resultaban positivas. «Es ideal, ya hacía falta una cosa así en la ciudad», decía la donostiarra Arantxa. Los amigos que la acompañaban, que habían venido de otros puntos del territorio como Tolosa y Lasarte, asentían y añadían que «las casetas están muy cuidadas y la oferta infantil está genial». También tenían buenas palabras para el acto del encendido que tuvo lugar el lunes. «Fue precioso, con los fuegos artificiales, todo muy donostiarra. Estuvo genial».

La gente se aglutinaba a lo largo de todo el paseo de Francia, dificultando en ocasiones el paso. Todos querían saber qué ofrecían este año los nuevos puestos, que prometían marcar distancia con el mercado instalado el año pasado, con un producto más tradicional, cuidado y vinculado al comercio donostiarra. Entre ellos, los que más visitas recibían eran los cinco puestos de venta de artículos de vestir vinculados al Cluster Donostia Moda. «El paseo está abarrotado y hoy -por ayer- estoy que no paro», señalaba Sandra Gómez, de la tienda Betibeauty. Aseguraba que todavía es pronto para hacer balance pero que las sensaciones «son muy buenas». Ahora bien, no oculta el hecho de que mantener abierta la tienda y el puesto del mercado «supone un importante esfuerzo extra», aunque «merece la pena». En la misma línea se expresaba María, de la tienda Muchas Telas. Para ella, una de las mayores ventajas de estar presente en este mercado es «tener la oportunidad de acercar la marca al resto de la ciudad y a la gente de la provincia que se acerca hasta aquí».

Agenda de actividades

Todos los días
Más de 30 casetas casetas de madera con una amplia variedad de producto típicamente navideño, de 10.00 a 22.00.
Para los peques
Una noria de 20 metros -3,50 euros la entrada- y una pista de trineo de 25 metros de alto con acceso gratuito.
Hoy. Talleres
de 12.00 a 14.00 - 'Caretas'; de 16.00 a 18.00 - 'Teatrillo cajas'; de 19.00 a 20.00 - 'Taller gastronómico impartido por Arnoldo Helatuak.
Mañana. Talleres
12.00-14.00 - Origami; 16.00-18.00 - 'Animales rollo papel'; 19.00-20.00 - Gastronómía infantil.
Sábado.
De 18.00 a 19.00, taller gastronómico. Impartido por Rafa Gorrotxategi. De 20.00 a 22:00, fuegos artificiales.

Por su parte, otros se detenían a comprar artículos de decoración navideña. Juan atendía a los clientes que visitaban su puesto de viveros Urtinea, donde vendía, entre otros artículos, pinos de navidad o las típicas poinsettias -más conocidas como Flor de Pascua-.

Joyas, juguetes, productos de artesanía o de gastronomía, completan la oferta de un mercado que hacía, y hará, las delicias de muchos mientras pasean acompañados de un hilo musical con canciones y villancicos típicos de la Navidad. «Tenemos muchos más días para disfrutarlo, hoy nos centraremos en que los txikis se lo pasen bien», apuntaba Leire, que había venido a pasar el día desde Zarautz. Y no le falta razón, tiene hasta el 6 de enero para aprovechar la oferta navideña donostiarra.

Los niños, protagonistas

Pero si había dos puntos que aglutinaban el mayor número de personas, esos eran la noria y la pista de trineo. Los más txikis disfrutan estos días sin tener que ir al colegio. Y se nota que están al mando. «Como padre estoy encantado, porque tengo que acompañar a los críos y aquí se entretienen», señalaba Ruma, de Errenteria, que estaba a punto de montar en la atracción de feria a su hijo Andoni y a su sobrino Oier. Eso sí, después de haber esperado una larga cola. Ignacio estaba reservando sitio a sus dos nietos después de haber comprado los tickets a 3,50 euros cada uno. «Un precio barato», decía con cierta ironía, «para una noria que en principio iba a ser de 45 metros y se ha quedado en 20».

«No cabe ni un alfiler, pero el mercado es ideal, hacía falta que la ciudad tuviera algo así»

Los comerciantes valoran positivamente estos primeros días y confían que siga así

Para tirarse por la pista de trineo había que esperar un poco más. «Normal, cuando no hay que pagar... Pero la cola va muy rápida y los críos están encantados», apuntaba Itziar, que esperaba el turno con sus hijos. Los pequeños disfrutaba lanzándose por las rampas, desde una altura de 25 metros de largo, mientras abajo esperaban sus padres.

Y por si fuera poco, la oferta para ellos se completa todos los días con distintas actividades y talleres. Ayer, por ejemplo, pudieron hacer su propio calendario de Adviento o aprender a cocinar.

Gastronomía del mundo

Otra de las novedades que también atrajo a más de uno fue la oferta de puestos y foodtrucks de comida y bebida, con un importante componente internacional. Es el caso del puesto que regenta Bern Kibbel, en el que ofrece vino, champagne y dulces típicos de Wiesbaden, ciudad hermanada con Donostia. «Ofrecemos copas de vino blanco del Rheingau, una de las regiones vinícolas más interesantes donde se cultiva la variedad de uva Riesling», apunta Bern, que explica que la gente puede probarlo in situ y también llevarse a casa botellas para regalar. Además, el día 16 de diciembre se llevará a cabo un maridaje entre cerveza artesana local, salchichas alemanas y un producto local típico como es la gilda.

Por su parte, Ángel, de Irrintzi Food, ha hecho una parada en Donostia estas navidades para deleitar el paladar de los que se acerquen al mercado con pintxos y platos elaborados con bacalao y salmón pescado en Alaska. «El bacalao es del mar de Bering, es mucho más musculoso y tiene mucha proteína, lo que hace que salga un pil-pil fantástico», explica. También tiene sardina ahumada y calamares, «todo muy natural», asegura.

Junto a ellos, el foodtruck Yummy ofrece hamburguesas del mundo de «ternera ecológica asturiana», acompañadas si se quiere de nachos y patatas. Otro de los puestos que no dejaban ayer de atender a un montón de familias hambrientas después de tanto paseo ofrecía perritos calientes. Y para apagar la sed, nada mejor que dar un par de pasos y pedir una rica cerveza artesanal vasca. La oferta se completa con el puesto de churros, que hace las delicias de los más golosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos