El museo del despiste donostiarra

La Guardia Municipal ha registrado más de 18.000 objetos durante 2017, explica el concejal de Seguridad Ciudadana, Martín Ibabe (PNV). La Unidad de Objetos Perdidos recoge al día 50 artículos extraviados en la ciudad

Una mujer observa los objetos recogidos en las dependencias policiales de Morlans. /MIKEL FRAILE
Una mujer observa los objetos recogidos en las dependencias policiales de Morlans. / MIKEL FRAILE
Dani Soriazu
DANI SORIAZU

El museo del despiste está en Morlans. Sí, sí. Como lo oye. Lo puede encontrar nada más entrar en las nuevas dependencias que la Guardia Municipal inauguró el pasado mes de octubre en este barrio. Justo al lado de la entrada principal se puede contemplar un 'retrato' que ilustra cómo a los donostiarras lo único que nos falta es perder la cabeza. Está compuesto por dos grandes vitrinas de cristal y otra más pequeña en las que se muestra una hermosa colección de llaveros, paraguas, gafas, carteras o móviles que, por despiste o dejadez, se separaron de sus dueños. Y día a día se suman nuevas piezas de todo tipo y condición. Así lo certifican los registros que realiza la Unidad de Objetos Perdidos, que trabaja incansable en registrar los artículos que se pierden en la ciudad y que llegan a las dependencias policiales. Se exhiben durante un tiempo y si no se da con su dueño, pasan a mejor vida.

En total, durante este pasado 2017 se han contabilizado 18.150 objetos perdidos. Eso supone que cada día llegaron a la sede de la Policía Municipal unos 50 artículos. Además, se debe tener en cuenta que cada registro no equivale a un único artículo, ya que en muchas ocasiones el registro de un objeto contiene otros muchos en su interior -como un bolso, una maleta o una cartera-. Así, hablamos de que se gestionan unos 25.000 objetos al año.

Los datos

15%
de incremento anual: todos los años la cifra de objetos registrados por la Unidad de Objetos Perdidos no deja de inflarse
2
Si nadie los reclama se devuelven al depositante o se subastan.

Tal y como señalan los responsables del servicio, este año se ha batido un nuevo récord. En términos generales, la cifra crece todos los años entre un 10 y un 15%. Los motivos son varios. Está claro que hoy en día tenemos más cosas y llevamos un estilo de vida más acelerado, muy propenso a olvidos y despistes. «Peto también hay una gran conciencia cívica por parte de los donostiarras, que saben de la existencia de este servicio y se preocupan por devolver aquello que encuentran», añade Martin Ibabe, concejal de Seguridad Ciudadana. Eso, y que la Unidad de Objetos Perdidos «es una de las mejores de todo el Estado», aseguran aquellos que conocen desde dentro el servicio.

Patxi, el agente 702 de la Guardia Municipal, es el responsable de la Unidad de Objetos Perdidos y recuerda que no sólo recogen los artículos que desinteresadamente les llevan los ciudadanos a las dependencias de Morlans -y hasta hace unos meses en la antigua sede de la calle Easo-. «Además, todos los días pasamos por las instalaciones de Dbus. Y una vez por semana lo hacemos por las estaciones de Euskotren, la de autobuses, supermercados y centros comerciales así como polideportivos para recoger los objetos que se han recopilado ahí», apunta. Y es que son tantos años dedicados a esta labor que han conseguido crear toda una red de colaboración entre distintos servicios y departamentos.

Las dependencias policiales de Morlans.
Las dependencias policiales de Morlans. / MIKEL FRAILE

Lo que se puede encontrar en la sede de la Guardia Municipal abarca un poco de todo, si bien hay artículos estrella que llegan prácticamente a diario, como son móviles, paraguas y carteras. Hay algunos objetos menos habituales. Patxi recuerda, por ejemplo, un 'sonotone', alguna dentadura postiza e incluso una piragua. «Y hace unas semanas nos entregaron 15 sobres de jamón cortado a cuchillo y envasado al vacío». Tranquilos, que estas delicias no se quedaron en un armario pudriéndose. «Los productos perecederos no los guardamos. Los tenemos dos días como mucho. Y en este caso, como nadie los reclamó, se los dimos a un comedor social para que pudieran dar buena cuenta de él», indica.

Fecha de caducidad

Como regla general, los objetos de menor valor se guardan durante un mes. Excepto los paraguas, que se conservan durante un máximo de siete días. «Todos ellos, si nadie los recoge, también los ofrecemos a organizaciones que lo puedan necesitar, como Cáritas o el Servicio Municipal de Urgencias Sociales (Smus). Ahora bien, Patxi advierte: «este 2018 se va a reducir a quince días el tiempo que guardaremos los artículos de poco valor. Porque la sede de la Guardia Municipal no puede ser el trastero de la ciudad. Y además, sabemos por experiencia que si alguien pierde algo viene de forma casi inmediata a preguntar por ello».

En el caso de artículos de alto valor, como joyas y dinero, el procedimiento es diferente. Estos se guardan por un máximo de dos años. Pasado ese tiempo, si nadie lo ha reclamado, se entregan a la persona que los depositó. «Cuando nos llega algo de valor preguntamos al depositante si quiere dejar algún dato de contacto. Bien por si el dueño quiere agradecer la acción o bien para que se pueda quedar, si le interesa, aquello que ha encontrado», comenta Patxi. Así, recuerda el caso de una mujer a la que se le entregaron 200 euros que había encontrado hace dos años y por los que nadie había preguntado. En caso de que no se pueda devolver a nadie estos artículos pasan a ser propiedad del Ayuntamiento, que cada cierto tiempo organiza una subasta popular con todos ellos.

Patxi revisa los cajones donde están los artículos de más valor.
Patxi revisa los cajones donde están los artículos de más valor. / MIKEL FRAILE

Registro digital

Los objetos que hay en las vitrinas de la entrada son sólo una pequeña parte del total de artículos perdidos que hay almacenados en la sede de la Policía Municipal. Se trata únicamente de los objetos recibidos en los últimos 30 días. Si quisieran mostrarlos todos necesitarían ocupar muchísimo más espacio. No obstante, no es necesario acercarse a Morlans para consultar si se ha recibido un artículo ha perdido. En la misma web de la Guardia Municipal -a la que se accede a través de la página donostia.eus- hay un registro con todos los objetos recogidos en las dependencias de la Policía. Todos divididos por categoría y con su fotografía. En el caso de que lo que se haya perdido sea algún tipo de documento identificativo, es posible introducir el número del mismo para ver si está entre ellos.

La labor de investigación hasta dar con los propietarios no siempre es fácil pero las redes sociales y, en definitiva, la huella digital facilita enormemente el proceso. Los agentes detectan que son los turistas los que más recurren a la página web, una iniciativa que todavía no está muy extendida entre los donostiarras, aunque se insiste en su uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos