Dos mujeres mantienen vivo su sueño

Dos de los casi cien participantes en la última jornada de pruebas físicas de la OPE de Bomberos, durante el test de Cooper realizado ayer en el Miniestadio de Anoeta./USOZ
Dos de los casi cien participantes en la última jornada de pruebas físicas de la OPE de Bomberos, durante el test de Cooper realizado ayer en el Miniestadio de Anoeta. / USOZ

Aspiran a convertirse en las primeras bomberas de Donostia tras superar las pruebas físicas de la OPE. Una tercera candidata quedó eliminada en la trepa de cuerda, que como el resto de test ha sido adaptado a la morfología femenina

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Dos mujeres superaron ayer la última de las pruebas físicas a las que se enfrentan los participantes en la OPE de Bomberos, por lo que ya están en la recta final del camino para cumplir su sueño de convertirse en bomberas, las primeras en la historia del cuerpo donostiarra.

El test de Cooper, un examen de resistencia que consiste en recorrer la mayor distancia posible en doce minutos a una velocidad constante, no fue obstáculo para las dos únicas féminas que quedan en liza. Bajo un intenso aguacero y en un Miniestadio de Anoeta que amaneció cubierto de hojas en sus curvas, el casi centenar de personas que han llegado hasta esta fase -95 hombres y las dos pioneras- completaron las siete vueltas necesarias a la pista de atletismo para superar el corte.

Todavía faltan por celebrarse los exámenes psicotécnicos y de euskera, previstos en principio para el mes de enero, pero «lo más duro y complicado ya ha pasado», cuenta Imanol Andonegi. El jefe de Bomberos asegura que las dos mujeres «también habrían pasado con las marcas exigidas a los chicos». Y es que la gran novedad de esta OPE es que se han ponderado todas las pruebas físicas adaptándolas a las características fisiológicas y morfológicas femeninas. Desde el Ayuntamiento defienden que «no se trata de cuotas ni de discriminación positiva, sino de garantizar la igualdad de oportunidades» de mujeres y hombres en los exámenes de acceso al cuerpo. Los cálculos se han hecho siguiendo criterios marcados por Emakunde y previo contraste con expertos en Ciencias del Deporte de la Universidad del País Vasco.

Hay que recordar que entre las diferencias físicas entre ambos géneros destacan que ellas tienen un 28% menos de masa magra, un 15% menos de hemoglobina, un 30% menos de fuerza en el tren inferior y un 60% menos de fuerza en el tren superior. Para reflejar esta realidad, se han ponderado las baremaciones, de manera que se alcanza una «situación de equidad» que hasta ahora no existía.

Los datos

OPE
El Ayuntamiento cubrirá en 2018 20 plazas del cuerpo de Bomberos, con baremos adaptados a la morfología femenina.
Pruebas físicas
Trepa, salto vertical, flexiones, apnea, natación o carrera continua, entre otras disciplinas.
Exámenes
Faltan por celebrarse los test psicotécnicos y de euskera, que previsiblemente se realizarán en enero.

Las candidatas a bombera debían acreditar marcas reducidas en trepa, salto vertical, flexiones, apnea, natación o carrera continua, entre otras disciplinas. En el test teórico, las materias eran las mismas para todos los aspirantes: rescate en accidentes de tráfico, trabajos y rescates en altura, rescate acuático en superficie, urgencias sanitarias, principios de la lucha contra incendios, incendios en interiores, incendios forestales, accidentes con materias peligrosas, principios de construcción y estabilización de estructuras, equipos de protección respiratoria, bomba hidráulica básica para bomberos, manejo de herramientas y equipos, seguridad y salud laboral, aspectos legales de la intervención, callejero del municipio...

747 personas no pasan el corte

En total se inscribieron para esta OPE 844 personas -53 de ellas mujeres-, aunque a la convocatoria de exámenes teóricos asistieron solo 407 (25 mujeres y 382 hombres). Únicamente tres chicas aprobaron los test escritos y pudieron presentarse a las pruebas físicas, las dos que ayer lograron el pase a la fase definitiva y una tercera que cayó eliminada en la trepa de cuerda del martes en el Velódromo de Anoeta. Al parecer, un tirón en un brazo le impidió subir el último metro y medio. Otra lesión, en este caso en una pierna, provocó el único suspenso masculino en el test de Cooper.

El concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe, se acercó hasta el Miniestadio para ver las evoluciones de los candidatos, algunos de los cuales trabajan desde hace años como interinos en el parque de Bomberos de Garbera. «Son pruebas muy importantes para los aspirantes porque aquí te lo juegas todo a una carta. O eres apto o no lo eres», advierte Ibabe, quien subraya que los participantes en la OPE son «el presente y el futuro inmediato de la plantilla de Bomberos para los próximos años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos