El muelle crece como puerta de entrada

La dársena pesquera se ve estos días llena de embarcaciones, algunas de las cuales ocupan los nuevos amarres instalados en 2016./I. PUERTA
La dársena pesquera se ve estos días llena de embarcaciones, algunas de las cuales ocupan los nuevos amarres instalados en 2016. / I. PUERTA

En un año se ha triplicado el número de embarcaciones de recreo que atracan en Donostia La creación de 15 nuevos amarres para navegantes en tránsito y la mejora de las instalaciones del puerto donostiarra han favorecido el incremento

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

El mar y la bahía. Esa preciosa postal buscada por todos aquellos que llegan por primera vez a San Sebastián. O mejor dicho, por casi todos. Porque algunos tienen la suerte de encontrarse esta bella estampa nada más llegar, a bordo de una embarcación de recreo. Y cada vez son más los que eligen entrar en Donostia por vía marítima a bordo de embarcaciones de recreo. Así lo atestiguan desde Euskadiko Kirol Portuak (EKP), la sociedad encargada de gestionar todas las dársenas y puertos deportivos de la CAV, entre ellos el de la capital guipuzcoana. Según los datos que manejan, el pasado 2016 el número de embarcaciones que hizo escala o pernoctó utilizando algún amarre del muelle donostiarra estuvo cerca de triplicar las cifras registradas en el año anterior.

412
amarres para embarcaciones
, por lo general, de 10 metros de eslora y 3 metros de calado
Para los de mayor tamaño y los que están en tránsito se destinan los 15 amarres del muelle puestos en 2016.
412
Otros datos
519 escalas en 2016
Es casi el triple que en 2015, cuando hubo 198.
Lista de espera
Cerca de 500 personas esperan para poder hacerse con un amarre fijo en Donostia.
Precio
El coste de un amarre en tránsito en temporada alta asciende a 31,77 euros por noche.
Origen
El mayor número de escalas lo hacen embarcaciones con capitán de nacionalidad francesa.

Hay varios factores que han contribuido a este crecimiento, indican desde EKP. Uno de ellos es la mejora de la situación económica, unida a una mayor afición y cultura náutica de los ciudadanos vascos. No se puede obviar, por supuesto, el 'boom' que ha experimentado la ciudad como atractivo turístico y la promoción que se ha hecho de la costa vasca. Pero hay un aspecto clave para entender este salto. Y es que a principios de verano del año pasado se pusieron en servicio 15 nuevos amarres para embarcaciones en tránsito que han permitido acoger un mayor número de barcos . Así, tras la ordenación de la lámina de agua, efectuada el año pasado por el departamento de Medio Ambiente, se crearon 13 amarres en la dársena pesquera y otros dos -o tres, dependiendo de la longitud de las mismas- en el pantalán del muelle, frente a Aita Mari. Antes de su construcción sólo había un pequeño pantalán para acoger a aquellos barcos que estaban de paso.

Así, con este panorama, se pasó de las 198 escalas -cada vez que una embarcación recala en puerto- registradas en 2015 a las 519 de 2016 (un 162% más). Por su parte, las pernoctaciones -las escalas de un máximo de 24 horas- pasaron de las 272 de 2015 a las 720 del año siguiente (un 164% más).

El de Donostia es el segundo puerto de Euskadi en número de escalas, seguido del de Getaria y el cuarto en número de pernoctaciones. Es algo además que se puede comprobar a simple vista, paseando por el Puerto de la ciudad y observando la cantidad de embarcaciones de recreo amarradas en el muelle. No obstante, es el que cuenta con la estancia media más corta de todos los puertos gestionados por EKP -Bermeo, Getaria, Hondarribia, Mutriku y Orio- con 1,39 días por barco. Hay que recordar que en Donostia también se reciben embarcaciones que hacen escala en las boyas de cortesía de la bahía, gestionadas por el Club Náutico, pero que no están registrados en los datos de EKP.

Larga lista de espera

El muelle de Donostia cuenta, en total, con 412 amarres que permiten, en su mayoría, el atraque de embarcaciones de un máximo de 10 metros de eslora y un calado de tres metros -excepto las 15 nuevas plazas en las que pueden entrar embarcaciones más grandes-. La mayor parte de los usuarios tienen un amarre fijo, ya que tienen en Donostia su puerto base.

Y precisamente, por esta configuración de puerto pequeño y con amarres con unas características muy especiales -por el tamaño de los mismos así como por los estrechos canales de maniobra- este puerto difícilmente puede atender a la gran demanda de amarres que existe. Según indican desde EKP, hay una larga lista de espera de unas 500 personas interesadas en tener una plaza de puerto base o fijo en Donostia.

Desde esta entidad recuerdan que, con la reordenación de la dársena pesquera realizada el año pasado se ha intentado aliviar un poco esta demanda, ya que si bien en verano estos quince amarres están destinados a embarcaciones de tránsito, durante el invierno -de octubre a mayo- son ocupadas como puerto base. Durante esos ocho meses se pueden alquilar esos amarres en régimen de larga estancia para embarcaciones locales. Con esta decisión se pretende poder darles uso en los meses de invierno, cuando la afluencia de turistas náuticos cae a mínimos. Asimismo, de los quince amarres, tres están reservados para barcos profesionales de alquiler con o sin patrón, de modo que quienes quieran adentrarse en el mundo de la navegación o simplemente disfrutar de un paseo por la costa cantábrica puedan ver cumplidos sus deseos.

31 euros por noche

En cuanto al precio de un amarre en tránsito, éste depende de la eslora y el tipo de embarcación. Para embarcación de entre 8 y 12,5 metros de eslora, que es la medida más habitual de las embarcaciones en tránsito que reciben en EKP, el precio es de 31,77 euros por noche en temporada alta.

En cuanto a la nacionalidad de las embarcaciones que llegan a Donostia, Francia es el país que sigue aportando mayor número de barcos y pernoctaciones. El número de escalas realizadas por embarcaciones cuyo capitán tenía nacionalidad gala fueron 391 en 2016. Le siguen los de nacionalidad española, que fueron 254. En este sentido, desde EKP explican que el tránsito de embarcaciones de ciudadanos españoles lo realizan sobre todo barcos que tienen base en los puertos vascos. En tercer lugar están los visitantes procedentes de Reino Unido, que suponen casi el 5%. Alemanes y holandeses son los siguientes en el número de visitas.

La actividad en el puerto donostiarra, y en el resto de puertos vascos, es muy estacional. El mes de agosto acoge más del 40% de las embarcaciones en tránsito y, en consecuencia, un porcentaje similar en el número de pernoctaciones. En esta línea, más del 90% del tránsito tiene lugar entre los meses de mayo y octubre.

Diferentes mejoras

El puerto de Donostia, salvo los meses de verano, no tiene servicio de marinería de 24 horas ni los domingos ni los días festivos. Por ello se ha puesto en marcha un sistema experimental de 'auto-registro' para aquellas embarcaciones que llegan fuera de horas de servicio. Desde EKP apuntan que este servicio «está funcionando de forma satisfactoria, y que reporta muchas ventajas en cuanto a gestión y autonomía». Se trata del primer sistema de este tipo a nivel estatal . `

Pero ésta no ha sido la única mejora que han experimentado los servicios portuarios de San Sebastián. Junto a la reordenación de la lámina de agua, hace un año se puso en marcha también un nuevo surtidor de carburante (gasoil y gasolina), que funciona las 24 horas del día. Todas las instalaciones fueron renovadas -tanto tanques, como surtidores-, reportando una mayor seguridad.

Además, en 2016 también finalizaron las obras de remodelación del antiguo edificio de la Cofradía de Pescadores -situado junto al Museo Naval- que alberga ahora el Servicio Territorial de Puertos y los servicios técnicos de EKP, ofreciendo un servicio integral a los usuarios del muelle.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos