Movilidad estudia instalar cámaras de seguridad en todos los ascensores públicos

Una mujer y sus perros salen del ascensor de Sagüés, el primero que se construyó en la ciudad. / USOZ

La Guardia Municipal podría gestionar el sistema desde las pantallas de la nueva comisaría. La jeltzale Arana explica que la partida para videovigilancia del elevador de Morlans se ha retirado hasta tomar la decisión definitiva y elegir un único modelo

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento estudia la instalación de cámaras de seguridad en todos los ascensores públicos de la ciudad. La concejala de Movilidad, Pilar Arana, anunció en las comisiones de Pleno que su departamento analiza las distintas opciones tecnológicas disponibles en el mercado y los requisitos legales a cumplir en lo referente a la protección de datos.

La noticia saltó al preguntar EH Bildu por la retirada de una partida del presupuesto para construir el elevador de Morlans, en concreto la destinada a costear el sistema de videovigilancia previsto en la cabina. Arana explicó que se dejará la instalación básica hecha, de modo que cuando se decida poner cámaras en toda la red de ascensores pueda colocarse el mismo modelo.

La delegada jeltzale avanzó que ya están en marcha las consultas y reuniones con responsables de la Guardia Municipal y Mantenimiento Urbano con el objetivo de definir quién y cómo se encargará de controlar gestionar las imágenes. Hay dos tipos de sistemas: la videovigilancia permite observar en tiempo real lo que ocurre en la cabina -por ejemplo desde las pantallas de la sala de control de la nueva comisaría de Morlans-, mientras que las cámaras de seguridad solo graban y, si se registra algún suceso, esa grabación se puede revisar.

Esta es una de las cuestiones aún por determinar y que ha provocado el aplazamiento de los planes de instalación del sistema en el elevador inclinado que unirá Morlans con Aiete. «Si lo ponemos ahora, solo en un ascensor y sin mayor análisis del resto, podría quedarse obsoleto para cuando se pusieran los otros», argumentó Arana a preguntas de la portavoz abertzale, Amaia Almirall, en la Comisión de Espacio Público, Obras y Servicios Urbanos celebrada en el Salón de Plenos del consistorio donostiarra.

En total hay 18 ascensores públicos en la ciudad, repartidos por los barrios con desnivel. El primero fue el de Sagüés, inaugurado en 2002, y desde entonces se han construido en Cristina Enea, Larratxo (2), San Luis, Martín Santos, Aquarium, Buenavista (2), Aizkorri (2), Aldunaene, Azkuene-Gomistegi, Herrera, Montpellier (2), Miramón e Hiru Damatxo, en Aiete. Los desniveles que salvan oscilan entre 7 y 40 metros, según su ubicación.

Cabinas transparentes

En su diseño se adoptaron las recomendaciones establecidas por el departamento de Igualdad, como el uso de materiales transparentes en la estructura y la cabina, la eliminación de puntos ciegos, buena iluminación en las zonas de acceso...

Sin embargo, la seguridad total no existe, como demuestra el intento de agresión sexual sufrido a finales de julio por una mujer en el elevador que conecta el paseo Federico García Lorca con el parque de Cristina Enea. La implantación de sistemas de videovigilancia ayudaría a prevenir y combatir estos y otros delitos, como pueden ser los actos vandálicos.

Los 18 ascensores

1.
Sagüés, 2002
2.
Cristina Enea, 2003
3.
Larratxo 1, 2007
4.
Larratxo 2, 2007
5.
San Luis, 2007
6.
Martín Santos, 2008
7.
Aquarium, 2008
8.
Buenavista 1, 2009
9.
Buenavista 2, 2009
10.
Aizkorri 1, 2010
11.
Aizkorri 2, 2010
12.
Aldunaene, 2010
13.
Azkuene-Gomistegi, 2010
14.
Herrera, 2010
15.
Montpellier 1, 2011
16.
Montpellier 2, 2011
17.
Miramón, 2012
18 .
Hiru Damatxo, 2012

Fotos

Vídeos