La metamorfosis de Pío XII supera el trámite de la Mesa de Contratación

La concejala Arana (PNV) anuncia que las obras para convertir la antigua estación de autobuses en parque de bicicletas se acometerán en verano

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

El tren vuelve a pasar para Pío XII y esta vez no se le va a escapar. La antigua estación de autobuses de Amara se transformará este mismo verano en un parque infantil para bicicletas con aparcabicis cerrado y un centro de distribución de mercancías de último kilómetro.

El proyecto ha superado con éxito el trámite de la Mesa de Contratación, aunque para ello ha necesitado de dos concursos. El primero, celebrado en otoño de 2017, quedó desierto porque ninguna empresa presentó ofertas y ahora, en el segundo intento, las nuevas condiciones y precio de salida parecen haber captado la atención de los licitadores.

La Mesa de Contratación, órgano municipal que vela por el cumplimiento de la legalidad en este tipo de procesos, ha determinado ya a quién encargará las obras, si bien la adjudicación no será oficial y firme hasta que la apruebe la Junta de Gobierno Local. Todavía no hay fecha para que el ejecutivo de Eneko Goia ratifique la decisión de la mesa, pero la concejala de Movilidad, Pilar Arana, confía en que no se dilate en el tiempo y las operaciones sobre el terreno puedan arrancar cuanto antes.

Con un presupuesto superior a los 200.000 euros, el proyecto a ejecutar permitirá convertir las viejas dársenas en un espacio para uso y disfrute de los ciclistas. Habrá zona de juegos y un circuito de habilidad para niños. El peatón también será protagonista en este nuevo parque. En el lado de la calle Arquitectos Cortazar más próximo al hotel Amara Plaza habrá una zona peatonal y bancos corridos a varias alturas a los que darán sombra los árboles que se plantarán en las jardineras centrales.

Pío XII contará asimismo con un aparcabicis y un centro de distribución de mercancías, también llamado centro de microconsolidación. El aparcabicis será cubierto, estará ubicado junto a la rampa de salida del parking subterráneo y su funcionamiento será similar al de la estación de autobuses de Atotxa, con apertura de puertas mediante aplicación móvil.

El centro de distribución de mercancías estará ubicado donde actualmente empiezan las dársenas y será una experiencia piloto con la que testar el reparto de mercancías en bicicleta. El proyecto cuenta con ayudas de la Unión Europea y se probará con la distribución del género a comercios, bares y restaurantes del barrio. Las furgonetas de reparto llegarán hasta este centro, descargarán el producto y posteriormente serán las txitas las que se encarguen de completar el recorrido. La delegada del PNV recuerda que en el edificio Pescadería de la Bretxa se prevé desarrollar un equipamiento logístico similar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos