El mercadillo del paseo de Bizkaia estrena toldos y horario

Mercadillo en el paseo de Bizkaia/S. SANTOS
Mercadillo en el paseo de Bizkaia / S. SANTOS

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

Las quejas vecinales por las molestias que genera el mercadillo que cada domingo se instala en el paseo del Árbol de Gernika han vuelto a ser motivo de debate en las comisiones de Pleno del Ayuntamiento donostiarra. El concejal de Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, aseguró que las protestas recibidas «no son numerosas», como sostiene el PP, y anunció que entre las medidas adoptadas para paliar las posibles afecciones a los residentes de la zona se incluye una reducción de las horas de actividad.

Desde hace un par de fines de semana, los vendedores ambulantes empiezan a montar los puestos a las nueve de la mañana en vez de a las ocho, como ocurría hasta ahora y era norma habitual en Anoeta, ubicación original del mercadillo. El horario de venta al público se mantiene de 10 a 14 horas, momento en el que se inician las operaciones de desmontaje, recogida y limpieza. Con esta decisión, el departamento de Vías Públicas confía en minimizar las molestias al vecindario.

Díez recordó que el Ayuntamiento ha acordado con los vendedores el uso de toldos uniformes con los colores de la ciudad y el logo consistorial. El objetivo es homogeneizar y mejorar la imagen del conjunto, apuesta para la que el delegado socialista ha contado con la «total predisposición y colaboración» de los representantes del mercado.

El edil del PSE insistió en que el gobierno municipal ha analizado una larga lista de posibles localizaciones para el traslado del mercadillo mientras se acometen las obras de reforma del estadio: el Paseo Nuevo, la calle Urdaneta, Sagüés, Illunbe, el Carmelo Balda...

Finalmente, se optó por el paseo del Árbol de Gernika porque «se entendió que ofrecía mejores condiciones», tanto desde el punto de vista de la accesibilidad» como de la hostelería. «Hay zonas alejadas, como por ejemplo Igara, en las que las opciones de negocio para los propios vendedores ambulantes se reducen y el mercadillo dejaría de tener sentido como comercio de proximidad», advirtió Díez a preguntas del popular Txema Murguiondo en la Comisión de Espacio Público, Obras y Servicios Urbanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos