Un mercadillo menos «cutre y molesto»

El mercadillo de Anoeta, en su nueva ubicación provisional del paseo del Árbol de Gernika, donde desarrollará su actividad los dos próximos años.
/SARA SANTOS
El mercadillo de Anoeta, en su nueva ubicación provisional del paseo del Árbol de Gernika, donde desarrollará su actividad los dos próximos años. / SARA SANTOS

Vecinos de Árbol de Gernika y Prim denuncian «ruido de furgonetas, martillazos y gritos cada domingo desde las 8 de la mañana» El Ayuntamiento ordena uniformar los puestos con toldos en azul y blanco y el nuevo logo municipal

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

Las quejas de los vecinos afectados por el traslado del mercadillo de Anoeta al paseo del Árbol de Gernika por las obras en el estadio han llegado esta semana a las comisiones de Pleno. Una interpelación de EH Bildu sirvió al concejal de Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, para contextualizar las decisiones tomadas y anunciar medidas que contribuyan a aliviar las molestias denunciadas por los residentes de la zona.

El delegado socialista explicó que el Ayuntamiento ha mantenido conversaciones con los responsables del mercadillo, que se celebra cada domingo, y ha alcanzado un acuerdo para que adecenten los puestos. Los vecinos critican precisamente el aspecto «cutre» que ofrecen, con plásticos a modo de techo y sin ninguna uniformidad. La orden a partir de ahora es vestirlos con toldos de colores azul y blanco en el que aparezca el nuevo logo del consistorio, según avanzó Díez, quien también dio detalles sobre las labores de limpieza del lugar.

En la autorización de venta ambulante en la vía pública se establece que la zona ocupada se deberá dejar «en perfectas condiciones» una vez finalizadas las ventas. En caso de incumplimiento, la limpieza podría ser efectuada por las brigadas municipales «a costa de los titulares a prorrata mediante ejecución subsidiaria, y repercusión, por ello, de su gasto debidamente presupuestado y facturado».

Los 59 vendedores que había en Anoeta han tenido que trasladarse por las obras del estadio «Están obligados a dejar la zona ocupada en perfectas condiciones», señala el socialista Díez

En el caso del paseo del Árbol de Gernika, son los propios puestos los que se encargan de la limpieza después del desmontaje a través de la empresa Neok Lanak, que además se responsabiliza de retirar los residuos generados. «A pesar de la obligación de dejar en perfectas condiciones de limpieza la zona ocupada, los servicios del Ayuntamiento realizan un repaso en los distintos mercados de la ciudad una vez que han finalizado», recordó el edil del PSE.

EH Bildu criticó que no se avisara del cambio de escenario con suficiente antelación. Díez relató que «el día 4 -el mercadillo se trasladó el 8- todavía se estaba barajando ubicar los 59 puestos entre los paseos de Bizkaia y Árbol de Gernika, opción que fue finalmente descartada, por lo que no hubo tiempo para informar a los grupos municipales ni publicar la noticia en la web del Ayuntamiento antes» del día 6, como se hizo.

El Ayuntamiento barajó otros emplazamientos como provisionales como el Paseo Nuevo, la calle Urdaneta, Sagüés, Illunbe o el Carmelo Balda, pero al final se decantó por el paseo del Árbol de Gernika, donde los vecinos advierten de la «situación de indefensión» en la que se encuentran. «El paseo que se ve tomado los domingos por un mar de furgonetas y puestos de mercadillo cutres que acaban con el descanso dominical de muchos de nosotros», aseguran los residentes de esta vía y de la calle Prim en una carta conjunta.

En la misiva, los afectados expresan su «estupor ante un hecho que no aporta nada a la ciudad, trastoca la vida vecinal y es una muestra mas del alejamiento que hay entre autoridades y ciudadanía». Y piden al resto de donostiarras y a las autoridades competentes que se pongan en su lugar: «Consideren ustedes que un domingo tranquilo cualquiera a las 8 de la mañana comienza un ruido ensordecedor de furgonetas, martillazos y gritos mientras a 5 metros de su vivienda ven que montan un mercadillo que les va a proporcionar ruido y falta de privacidad hasta las 15.30 horas. Consideren que no pueden salir de su vivienda por la gente apostada en su puerta, ni sacar sus bicicletas y ni a sus hijos a pasear tranquilamente».

En su queja comparten la imagen de «uno de los paseos más bonitos de la ciudad, en plena área romántica, con decenas de furgonetas de reparto aparcadas en la acera, impidiendo el paseo matutino de tranquilos ciudadanos que van con sillas de bebé o sillas de ruedas». Y se preguntan «qué aporta esto a una ciudad a la que se supone queremos atraer turismo de calidad. Tenían que haber visto la cara de los visitantes que el pasado domingo miraban con estupor y sorpresa los puestos, donde se podía encontrar 'bragas a 3 euros el par' y 'todo barato, barato'».

Los vecinos firmantes exigen al gobierno municipal que «se valoren» otras localizaciones «porque en esta vida rectificar es de sabios», al tiempo que interpelan a Eneko Goia y Ernesto Gasco -«a los que ese día no vimos haciéndose fotos para los medios»- sobre si poner el mercadillo en esta zona «les parece acorde con la estrategia de ciudad innovadora y turismo de calidad que nos repiten una y otra vez en la prensa».

Fotos

Vídeos