San Martín y avenida de Tolosa, las calles más peligrosas para los peatones

Registraron seis atropellos cada una el año pasado en San Sebastián

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA

Si va a cruzar la avenida de Tolosa, la calle San Martín, la avenida de la Libertad o la de la Zurriola tenga en cuenta que son las vías donostiarras más peligrosas para el peatón. Las dos primeras registraron seis atropellos cada una y las otras dos, cinco. Los datos se han obtenido de la campaña municipal “Evita lo Evitable” realizada de la mano de las asociaciones de personas mayores, un plan desarrollado en las últimas semanas para que todos los ciudadanos, pero preferentemente los de mayor edad, hagan caso a las señales de tráfico y las normas de circulación.

El año pasado se registraron 123 atropellos en la capital guipuzcoana. Uno de cada tres implicados en ellos eran personas mayores de 65 años. En estos percances se causaron 143 heridos, en su gran mayoría leves, pero también hubo que lamentar heridos graves, incluso un muerto, el que se produjo el 17 de marzo en la zona del Infierno, al final de la avenida de Tolosa, cuando un turismo arrolló por la noche a un varón ebrio cuando cruzaba esta vía en una zona sin paso de cebra. Otro peatón resultó herido grave en enero cuando, despistado, cruzó en rojo el paso de cebra en el cruce de la calle Logroño con la avenida de Tolosa. Otros dos peatones fueron atropellados en mayo en esta vía cuando atravesaban la calzada con el semáforo en rojo.

No menos peligroso resultó la calle San Martín, una de las arterias principales de la ciudad, donde paran a la altura del Buen Pastor numerosas líneas urbanas de autobús. El tráfico peatonal en todas direcciones es tan intenso en este punto que muchos no se dan cuenta que se encuentran ante una vía de tres carriles en que hay que pensárselo bien antes de cruzar ignorando las señales.

No hay más que detenerse unos minutos en este punto, cualquier día de la semana a cualquier hora, para comprobar que las irregularidades son la norma al cruzar hacia la calle Loiola. Los viandantes pisan la calzada y se encaminan a la otra acera fuera del paso de cebra y, lo que es peor, cuando el semáforo está en rojo para los peatones. Estos comportamientos temerarios tienen peores calificativos si quienes los protagonizan son personas mayores o con la movilidad reducida. El año pasado los atropellos en esta calle causaron seis heridos leves, sobre todo debidos a incidentes con motoristas.

La avenida de la Libertad y la avenida de la Zurriola le siguen en siniestralidad con cinco accidentes cada una, la avenida de Ategorrieta y la avenida de Navarra registraron cuatro atropellos cada una y a continuación aparecen en la lista de mayor siniestralidad el Boulevard y el paseo de La Concha con tres accidentes.

En la campaña llevada a cabo en las últimas semanas, el Ayuntamiento ha señalizado en el pavimento con llamativos vinilos amarillos los 31 puntos negros en los que más atropellos de vehículos a peatones se registraron el año pasado. Cada una de estas señales incluía un consejo para reducir el riesgo de accidentes. Como, por ejemplo, “mirar a ambos lados antes de cruzar la calle”, o “no despistarse con el teléfono móvil”. En la campaña han participado 40 voluntarios de Lagunkoia, personas mayores que se han encargado de repartir información por la ciudad sobre los accidentes y la forma de evitarlos; se han repartido flores con mensaje a los peatones que realizaban infracciones; y se han difundido en las redes sociales cinco vídeos que, según indicó la concejala de Movilidad, Pilar Arana, “han tenido una positiva aceptación y difusión en redes sociales".

Fotos

Vídeos