Se mantienen la bola de Cervantes y el árbol de Miramar

Tras el éxito cosechado el año pasado, el Ayuntamiento no ha dudado en recuperar elementos singulares de la iluminación navideña donostiarra. Así, la bola de navidad de 10 metros volverá a estar colocada en la plaza Cervantes envolviendo la estatua de Don Quijote y Sancho Panza entre luces azules y blancas y en cuyo interior cuenta además con tiras de luces de efecto flash para dar así apariencia de nieve cayendo. También volverán a lucir brillantes los árboles de navidad del Buen Pastor y de los jardines del palacio de Miramar. Y por supuesto también se consolidan las luces en los barrios a los que se amplió la iluminación el año pasado.

Fotos

Vídeos