El Karmelo corre por el Congo

Un momento de una de las pruebas celebrada el pasado año en la carrera solidaria organizada por el colegio El Carmelo.

Durante la tarde de hoy, alumnado, familias y profesores harán las carreras en el miniestadio de Anota. Las pruebas se realizarán de 15:00 a 17:00 horas y la aportación económica es voluntaria; los más pequeños recogerán 'una moneda para Kananga'

CRISTINA TURRAUSAN SEBASTIÁN.

Comenzaron hace cinco años, en el entorno del estadio de Anoeta. Desde la pasada edición, corren por el miniestadio. Se trata de la carrera solidaria organizada por el colegio Karmelo Ikastetxea. Esta tarde correrán para recaudar fondos para el proyecto Kananga, en la República Democrática del Congo. «Es la Junta de Prokarde, la oenegé Promoción Karmelitana de Ayuda al Desarrollo, quienes presentan lo proyectos de ayuda abiertos y las delegaciones, entre las que nos encontramos los centro educativos, elegimos el proyecto con el cual vamos a colaborar», explica Gemma Martín, directora titular del colegio el Karmelo y coordinadora del departamento de Pastoral. «Animamos a todo el mundo a que se anime a participar en la prueba. El motivo lo merece».

Abierta a corredores

Las pruebas se celebrarán en el miniestadio de Anoeta, de 15:00 a 17:00h. Habrá dos carreras de Educación Infantil, tres de Primaria, 4 de Secundaria y una más que reunirá al profesorado, personal de administración y servicios, madres y padres y todo aquel que desee sumarse a la iniciativa.

La pista de atletismo por la que se correrá es de 400 m. Los mayores darán 2 vueltas y correrán 800 metros. Donostia Kirola es patrocinador de la carrera.

La acción solidaria a la que se suma el colegio el Karmelo es un proyecto de Prokarde en la ciudad de Kananga, en la República Democrática del Congo. Se ayuda a niños desnutridos, ancianos y enfermos de sida.

Tal y como se describe en el proyecto, la ciudad de Kananga está en el centro-sur de la República Democrática del Congo, en el Kasaï Occidental, cerca de la frontera con Angola. Tiene aproximadamente 2 millones de habitantes.

Minas y agricultura

Es una región minera, pero la población vive del comercio y de la agricultura. Una sucesión de guerras en el país ha sumido a la zona, como a otras del Congo, en la pobreza. «Las estructuras sociales, educativas, sanitarias, religiosas y morales han sufrido un deterioro considerable», explican las religiosas que desarrollan el proyecto. «No existe agua potable en toda la ciudad desde el año 2008 y la luz en algunos barrios solo llega dos o tres horas tres veces a la semana».

Una prueba solidaria

Las carreras
Habrá dos carreras de Infantil, tres de Primaria, 4 de Secundaria y una de profesorado, personal de administración y madres y padres.
Horario. Las pruebas se celebran hoy desde las 15
00 hasta las 17:00 en el miniestadio de Anoeta.
Recaudación
La aportación de los participantes es libre y los más pequeños del colegio recogerán el dinero en unas cestas.

Las religiosas carmelitas misioneras que viven en la ciudad recuerdan que «nuestro barrio de Kamayi está situado a 3 kilómetros del centro de la ciudad y está poblado por 20.000 habitantes golpeados por la crisis». «A pesar del esfuerzo de muchas madres de familia que luchan por sacar a los hijos adelante, con pequeños comercios y trabajos del campo, mucho queda por hacer en lo que toca a la higiene y a la salud, pues es grande la cantidad de niños mal alimentados. El número de tuberculosos y enfermos de sida va en aumento cada día».

Centro nutricional

Las Hermanas Carmelitas Misioneras regentan en el barrio de Kamayi un dispensario, un centro nutricional y un centro de promoción de la joven. El centro nutricional, anexo al centro de salud que las religiosas dirigen, responde a una necesidad urgente de la población: la malnutrición infantil.

Desde hace más de seis años han visto un gran aumento del número de niños que acuden al centro cada día, entre 75 y 80.

La mayoría de los niños presenta un estado de malnutrición grave, con otras enfermedades asociadas (paludismo, anemia, enfermedades respiratorias, parasitosis, tuberculosis...).

El 90% de los niños que acuden al centro nutricional de las Hermanas Carmelitas Misioneras son menores de 5 años.

Pobreza extrema

Provienen de familias que viven en extrema pobreza. Muchos son huérfanos, otros de familias desestructuradas. «Atendemos también a un grupo de adultos, la mayoría ancianos, que llegan con una malnutrición importante. Se les procura una comida diaria rica en proteínas, de lunes a sábado, y el tratamiento de patologías asociadas».

No es fácil liberarse de los problemas. «Los casos recuperados, a los que se les da el alta, a veces vuelven a recaer al mes o a los dos meses. En algunas ocasiones se continúa tratándolos para evitar recaídas».

En el centro de salud se atiende a enfermos de sida que requieren una asistencia especial. Los objetivos del proyecto son: alimentar durante un año a niños y ancianos en estado crítico de desnutrición, mejorar la calidad de vida y disminuir la mortalidad infantil y mejorar la calidad de vida y disminuir la mortalidad de enfermos con sida. Sus beneficiarios: niños, ancianos y enfermos de sida. El coste total del proyecto es de 12.000&euro. La cantidad que Prokarde se ha comprometido a recaudar es de 10.000&euro.

«Animamos a la gente a venir a correr», dice la profesora Tania García, una de las entusiastas organizadoras. «El objetivo de la carrera merece la pena».

Más

Fotos

Vídeos