Karate como ejemplo de superación

Varios de los participantes posan con sus medallas en el X Campeonato de Artes Marciales para personas con discapacidad./BERA BERA
Varios de los participantes posan con sus medallas en el X Campeonato de Artes Marciales para personas con discapacidad. / BERA BERA

El club Bera Bera organizó hace dos semanas el X Campeonato Internacional de Artes Marciales para personas con discapacidad

IMANOL LIZASOAINSAN SEBASTIÁN.

Donostia acogió el pasado 18 y 19 el X Campeonato Internacional de Artes Marciales para personas con discapacidad. El torneo, organizado por el club Bera Bera, tuvo lugar en el Centro de Artes Marciales de Anoeta, coincidiendo con el Día Internacional de la Discapacidad. Entre todos los inscritos destacó la participación de deportistas llegados de Francia, Italia y Jordania, así como de varios puntos del Estado. En total, el campeonato contó con 52 inscritos sordos, ciegos, amputados, en silla de ruedas, autistas, con discapacidad intelectual y parálisis cerebral, y casi la mitad de ellos con síndrome de Down. Destacar el tercer puesto de Jon Alonso, cinturón negro y karateka del Bera Bera.

Más allá de los trofeos y las medallas, el objetivo de este campeonato es dar visibilidad a unos deportistas que nunca se rinden y que tienen el mismo derecho a la práctica de esta disciplina. Hablamos con Jesús Murua, responsable de karate del Bera Bera. «Ha sido todo un éxito. Llevamos ya más de diez años organizando este torneo y parece que por fin las distintas federaciones comienzan a hacernos caso. A esta edición vinieron un total de 52 deportistas. Durante esta década han asistido competidores desde todas las partes del mundo; Estados Unidos, Venezuela, Ucrania, Italia, Alemania, Inglaterra... Además, cualquiera que haya presenciado algún combate, puede dar buena fe de que varios cinturones negros con síndrome de Down realizan las técnicas y las llaves mucho mejor que cualquier de mis alumnos que no tienen ninguna discapacidad. Tienen un nivel técnico increíble».

«Queremos que otras federaciones hagan lo mismo para dar más visibilidad a este deporte»

«Ha sido todo un éxito. Han venido un total de 52 deportistas desde EE UU, Ucrania, Arabia Saudí...»

Uno de los objetivos de este torneo es dar visibilidad a este deporte en los países o comunidades de los distintos participantes que acudieron hace unos días a San Sebastián. «Queremos que las federaciones u organizaciones de otras ciudades intenten hacer algo parecido a nuestro campeonato para que comience a ser una disciplina con más visibilidad en todo el mundo. El problema que nos hemos encontrado durante todos estos años es que las federaciones apenas se han implicado, hasta el punto de que un año tuvimos un percance con la Federación Española de Karate y la Federación Mundial. Adujeron que no teníamos permiso para organizar un 'campeonato', así que tuvimos que cambiarle el nombre y llamarlo 'exhibición'». Asimismo, Murua asegura que la «satisfacción que obtienen por demostrar el nivel que ostentan» es fundamental para estos deportistas. «Es lo que les hace levantarse de la cama cada día».

Buscan patrocinador

Como viene siendo habitual en deportes minoritarios, la cuantía de organizar un campeonato tal, supone un esfuerzo mayúsculo para organizadores y voluntarios. «La mayoría de los deportistas que vinieron al X Campeonato Internacional de Artes Marciales lo hicieron poniendo dinero de su bolsillo, o en su defecto sus clubes o diputaciones. De esta manera, si algún karateka no tiene a su alcance los medios necesarios, le resulta imposible acudir a estas competiciones. Este año, por ejemplo, nos ha llamado la atención un chico de Arabia Saudí que vino en silla de ruedas. Pudo permitírselo gracias a su situación económica. Si tuviera que pedir alguna mejora de cara al año que viene sería la de un patrocinador que pusiera su nombre al Campeonato. Tampoco necesitamos un montante muy alto, pero hay que tener en cuenta que hacemos muchos viajes al aeropuerto, comidas, cenas... Por suerte la federación guipuzcoana de deporte adaptado nos deja un transporte especializado y eso nos facilita las cosas».

Gracias al trabajo del club Bera Bera y de diferentes asociaciones, es posible que este tipo de deportes, en la sombra durante muchos años, comience a ver la luz y sea visto en todo el mundo como un ejemplo de superación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos