La Junta de Gobierno Local aprueba la transformación de Pío XII en zona para bicis

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

El proyecto de regeneración de la antigua estación de autobuses de Pío XII recibió ayer el visto bueno de la Junta de Gobierno Local. El alcalde, Eneko Goia, confirmó los datos adelantados por DV sobre la transformación de este espacio de Amara en un área vinculada a la bicicleta.

Según explicó, las dársenas se convertirán en un «parque con zona de juegos y un circuito de habilidad de aprendizaje» para ciclistas. Además, se habilitarán una serie de obstáculos «para los más habilidosos sobre las dos ruedas». Goia detalló que el proyecto de reordenación redactado por Isuuru Arquitectos tiene un presupuesto de 196.400 euros y se comenzará a ejecutar a finales de año. La duración de los trabajos no se dilatará en el tiempo ya que se trata de una intervención sencilla.

El regidor jeltzale señaló que el peatón también será protagonista en este nuevo parque. En el lado de la calle Arquitectos Cortazar más próximo al hotel Amara Plaza habrá «una zona peatonal y bancos corridos a varias alturas a los que darán sombra los árboles que se plantarán en las jardineras centrales».

Pío XII contará asimismo con un aparcabicis y un centro de distribución de mercancías, también llamado centro de microconsolidación. Goia destacó que «el aparcabicis será cubierto, estará ubicado junto a la rampa de salida del parking subterráneo y su funcionamiento será similar al de la estación de autobuses», con apertura de puertas mediante aplicación móvil.

El centro de distribución de mercancías estará ubicado donde actualmente empiezan las dársenas y será una «experiencia piloto con la que testar el reparto de mercancías en bicicleta». El proyecto cuenta con ayudas de la Unión Europea y se probará con la distribución de mercancías a comercios, bares y restaurantes de Amara. Las furgonetas de reparto llegarán hasta este centro, descargarán el género y posteriormente serán las txitas las que se encarguen de finalizar el reparto. Del resultado de esta experiencia piloto dependerá que este sistema de entrega, que evitaría la entrada de furgonetas hasta el centro de la ciudad, pueda extenderse a otros barrios.

Cuando arranquen las obras, los autobuses de servicio discrecional que ahora aparcan en Pío XII tendrán que desalojar la vieja estación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos