La intervención precoz detectó en Donostia 131 niños en desprotección en 2016

Este servicio atendió en 2016 a un total de 771 menores -508 niños y 263 niñas-, de los que 70 eran bebés de hasta 3 años

EFE

El servicio de intervención precoz contra la desprotección infantil del Ayuntamiento de San Sebastián atendió durante 2016 a un total de 771 menores, de los que el 17 %, es decir, 131, fueron casos reales tratados por los servicios sociales y el resto quedaron en indicios.

La concejala donostiarra de Acción Social, Aitziber San Román, ha presentado hoy en rueda de prensa la aprobación, ayer en Junta de Gobierno, de las condiciones de licitación del contrato para renovar la prestación de ese servicio por cinco años, durante los que el Ayuntamiento invertirá casi 2.266.000 euros.

San Román ha dado cuenta de la actividad del mismo a lo largo de 2016, cuando ese servicio preventivo prestó distinto tipo de atención a un total de 771 menores -508 niños y 263 niñas-, de los que 70 eran bebés de hasta 3 años, 176 adolescentes de 13 a 17, y el resto pequeños entre 4 y 12 años de edad.

Según ha explicado, el programa o servicio de prevención de la desprotección infantil ofrece, por un lado, formación para la detección en el ámbito escolar y comunitario y, por otro, asesoramiento para intervenir de forma precoz en el mismo lugar donde se ha descubierto.

Así, a lo largo del año pasado el programa trabajó con cerca de 1.150 profesionales que tienen trato directo y continuado con menores en 39 colegios, 12 escuelas infantiles, 10 polideportivos y 14 "gaztelekus" y "haurtxokos" de la ciudad, a los que en este 2017 se ha sumado personal de atención primaria de varios ambulatorios.

La concejala ha hecho hincapié en que el programa se centra en el lado "preventivo", en analizar "situaciones de posible riesgo", para lo que resulta "muy efectivo" porque, "cuanto antes se detectan, mejor pronóstico tienen de que no vayan a más".

Del balance del ejercicio pasado, ha precisado que el programa "trabajó con 771 niños", de los que 640 fueron por haberse "advertido indicios" que después "quedaron en nada", si bien ha advertido de que, sin la intervención prestada, "algunos de ellos con el tiempo podrían haber dado lugar a casos de desprotección".

Por el contrario, 131 fueron menores que sí se encontraban en desprotección, por lo que "pasaron a ser atendidos por los servicios sociales, mediante equipos de educadores coordinados por psicólogas comunitarias".

No obstante, ha puntualizado que en San Sebastián a lo largo del año pasado "se detectaron 210 casos nuevos de menores de desprotección" debido a que, además de los detectados mediante el programa de intervención precoz, "llegaron por otras vías 79 más".

Ha indicado también que los ayuntamientos solo tratan casos de desprotección en grado leve y moderado, mientras que es la Diputación Foral la que se encarga de los graves y muy graves.

San Román ha señalado que el servicio forma a los profesionales que están en contacto directo y permanente con menores para que estén "atentos" a "posibles señales", como por ejemplo que un menor vaya con abrigo un día de calor, que no preste atención o se muestre apático.

Se trata de síntomas sobre los que se "hace un seguimiento", para determinar si hay o no desprotección, para lo que existe "Balora", un instrumento de valoración.

"A veces son casos de costumbres culturales distintas" que se resuelven de manera sencilla con ciertas acciones y pautas en las que se involucra a las familias, ha concluido.

Fotos

Vídeos