Iniciado el expediente para construir el nuevo puente de Espartxo de Donostia

Iniciado el expediente para construir el nuevo puente de Espartxo de Donostia

El nuevo puente sobre el río Urumea sustituirá al que conecta las zonas de Uba y Txomin-Enea

EFE

El gobierno municipal de San Sebastián ha iniciado este martes el expediente para contratar la construcción del nuevo puente de Espartxo, en la zona de Txomin-Enea, cuyas obras empezarán previsiblemente en mayo del próximo año.

El alcalde, Eneko Goia, ha informado en rueda de prensa de que el ejecutivo local ha aprobado iniciar el expediente para la contratación de las obras de ejecución del nuevo puente sobre el río Urumea que sustituirá al viejo, que conecta las zonas de Uba y Txomin-Enea.

Con un presupuesto cercano a los 2,9 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses, la tramitación que arranca ahora y que culminará con la licitación y adjudicación de la obra, durará en torno a seis meses, tiempo que, según ha calculado Goia, tardarán en empezar los trabajos.

La nueva infraestructura medirá casi 60 metros de largo por unos 18 de ancho y no se sustentará sobre pilares en el río, lo que permitirá que las aguas discurran mejor, sin topar con los que sí tiene el puente actual.

La empresa Arenas y Asociados es la autora de su diseño, que contempla una separación entre la carretera y la acera, e incluye un carril para bicicletas en el lado más próximo a Martutene.

La nueva plataforma será construida al lado de la antigua, que será demolida una vez que concluyan las obras.

El alcalde ha recordado que, la sustitución del puente de Espartxo, junto a la ya prevista del de Astiñene, entre los barrios de Egia y Loiola, representarán "las últimas" actuaciones sobre la ribera del Urumea para facilitar el cauce del río y prevenir inundaciones.

Faltará solamente por renovar el puente de los cuarteles de Loiola, ha constatado Goia, quien ha reconocido que "lo ideal" sería sustituirlo por otro más moderno y sin pilares sobre el lecho del río.

Ha añadido que esta actuación "ha sido requerida en varias ocasiones" al Ministerio de Defensa pero, por el momento, el Ayuntamiento donostiarra ha recibido "buenas palabras" que por el momento "no se traducen en hechos".

El alcalde ha informado por otra parte de que también ha sido aprobado un convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación de Gipuzkoa para instalar sensores, de nivel de llenado y de temperatura ambiente, en un centenar de contenedores de residuos no reciclables de la ciudad, como experiencia piloto para mejorar la gestión de las tareas de recogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos