La inestabilidad del terreno retrasa cinco meses las obras del ascensor vertical de Aiete

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

La inestabilidad del terreno vuelve a ser la causa de un nuevo retraso en el desarrollo de las obras del doble ascensor que unirá los barrios de Morlans y Aiete. En noviembre se anunciaba la necesidad de reforzar la ladera sobre la que discurrirá el ascensor inclinado que unirá Morlans con el paseo Izoztegi, y que retrasará su ejecución y puesta en marcha, al menos, hasta el mes de junio. Y ayer, la Junta de Gobierno Local aprobó una nueva modificación del proyecto en el que se recoge una ampliación del plazo de ejecución de cinco meses para el ascensor vertical que conectará Pío Baroja con el paseo Izoztegi. Y en este último caso, el motivo también ha sido la necesidad de realizar un sostenimiento de tierras superior al previsto inicialmente mediante la técnica del micropilotaje. Esta modificación supone un coste adicional de 21.780 con IVA. El verano se impone, por tanto, como la fecha más probable para la puesta en marcha completa de estos dos ascensores, que darán servicio a 3.700 donostiarras. El elevador inclinado se moverá sobre la ladera, recorriendo 143 metros en 72 segundos, salvando una pendiente media del 26,8%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos