De Halloween, a 'Jan-ta-loin'

Miembros del equipo de producción de 'Jan-ta-loin', en el hall de la Casa de Cultura./
Miembros del equipo de producción de 'Jan-ta-loin', en el hall de la Casa de Cultura.

Hoy se podrá ver la Casa de Cultura de Loiola transformada en casa de misterio. El tour comenzará a las 18 horas y estará lleno de sustos y sorpresas

IÑAKI MIGUEL CAMIO SAN SEBASTIÁN.

El Día de los Muertos es una celebración de origen mesoamericano que honra a los difuntos. Se celebra principalmente los días 1 y 2 de noviembre, aunque en algunos lugares comienza desde el 31 de octubre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. En consonancia con estas ceremonias, también se celebra la noche de Halloween, o lo que es lo mismo, Noche de Víspera de Difuntos, que es una celebración más moderna, procedente de países anglosajones como Canadá, Estados Unidos o Gran Bretaña.

Loiola tendrá su particular tarde-noche de celebración bajo el título de 'Jan-ta-loin', donde la casa de cultura se transformará en una casa misteriosa y se socializará y se mirará desde diferentes perspectivas lo que tiene que ver con el miedo y con la muerte, a través de relatos, poemas, cuentos, danzas y música; y también con humor.

Noche de los muertos

Fuerzas vivas del barrio, como lo son el grupo de tiempo libre Sustrai y la comparsa Tan Tai, de la mano de Pili Jauregi, con el apoyo y cooperación del propio centro cultural y con la inestimable aportación de la mexicana Betsy Viridiana Trejo, han diseñado una original 'noche de los muertos', que consistirá en una visita guiada llena de sustos y sorpresas, que comenzará a las 18 horas.

Como comenta Ander Edo, monitor de Sustrai, «llevamos tiempo organizando actividades para chavales y el tema de Halloween cada vez adquiere más tirón. Pero también veíamos en los chavales que lo hacían copiando lo americano, con falta de identidad y autenticidad».

Por ello, han propuesto una celebración más original de lo que se ha hecho hasta ahora. El procedimiento de producción de este evento va en la línea de otras actividades y eventos que han realizado otras veces: reciclando y reutilizando la mayor parte de los materiales y atrezo. Una Casa de Cultura tétricamente decorada se distribuirá en diversos espacios donde tendrán lugar los diversos momentos del tour guiado.

«Vamos a hacer algo con originalidad, con autenticidad, teniendo en cuenta también las raíces que aquí siempre ha habido con esta celebración. Lo de la calabaza viene de siglos atrás. En muchos pueblos ya se le está dando la vuelta, y nosotros también vamos a hacer algo propio», explican los organizadores.

Sirve de precedente la exposición de Mitología Vasca del mes de mayo, donde los chavales de Sustrai fueron los encargados de muchas de las labores de producción, y «hay que dar continuidad a estos proyectos», dice Jon Urbieta, director del centro cultural. Con el evento colabora Pili Jauregi, loiolatarra multidisciplinar, quien junto su gente de la comparsa Tan-tai han solido celebrar sus rituales de Halloween, y en esta noche especial tendrán un papel esencial.

El recorrido terminará en la sala de exposiciones, que previamente habrá sido dividida en dos espacios. Por una parte, un cementerio clásico y por otra parte, una especie de santuario, donde se simulará la forma de celebración mexicana, para así poder contrastar los dos tipos de rituales, tan diferentes en las formas y a efectos visuales.

La mexicana Betsy Viridiana Trejo se encargará de esa parte final. «Quise compartir esta tradición con los demás porque siempre que hablo de esta tradición con mis amigos, les resulta impresionante y siempre me preguntan más. Creo que, al igual que a mí, les intriga saber cómo se lleva el tema de la muerte en otra cultura», explica. Betsy, quien desde temprana edad se interesó en las tradiciones mexicanas, explica que «hablar de la muerte en México es un tema común, desde que alguien muere hacemos nueve días de oración después del sepelio, hacemos misas conmemorativas, vamos al cementerio e invitamos al alma de los muertos cada año a casa».

Visita de los fallecidos

Es su manera de conmemorar a los fallecidos, que «cada año nos visitan» y por ello «les ofrendamos comida, les iluminamos con velas y dialogamos con su recuerdo».

Explica que en su tradición montan un altar con retratos; alimentos; agua para saciar la sed de las almas invitadas; velas nominadas que guían su camino hacia nosotros; copas e incienso, que con su olor llama a las almas a su hogar, y así, un sinfín de elementos. Toda esta mixtura de tradiciones y rituales, las diversas formas de ver y gestionar el miedo o la muerte, se podrán experimentar en la noche de 'Jan-ta-loin'.

Fotos

Vídeos