Goia visita la «nueva y accesible» sede de los jubilados de Intxaurrondo

Goia se dirige a los asistentes al acto en Aitona-Amonen Etxea. / I. A.
Goia se dirige a los asistentes al acto en Aitona-Amonen Etxea. / I. A.

El local, de casi 200 metros cuadrados, fue adquirido en 2015 y acondicionado este año en una operación que ronda los 600.000 euros

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

Eneko Goia visitó ayer la nueva sede de Aitona-Amonen Etxea, el hogar del jubilado de Intxaurrondo Zaharra. El local, situado a pocos metros del anterior en el paseo de Txaparrene, ocupa una superficie de 197,92 metros cuadrados útiles, es completamente accesible tanto desde Txaparrene como desde la calle Intxaurrondo y tiene dos plantas. La principal está compuesta por dos salas de actividades que pueden ser utilizadas como una o separadas por puertas correderas. Además, dispone de bar, comedor y aseos adaptados.

En la planta baja, comunicada con escaleras y ascensor, se localizan la oficina y el servicio de peluquería, totalmente equipado, así como un almacén. El Ayuntamiento adquirió en 2015 dos locales contiguos a la anterior sede y, tras analizar las necesidades con los usuarios del centro, comenzó a ejecutar la obra el pasado mes de enero. El coste de la operación, incluido el precio de compra y los trabajos de acondicionamiento, ha ascendido a 600.000 euros.

Goia, quien estuvo acompañado por la responsable de Acción Social, Aitziber San Román, y concejales de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, recordó en su discurso que «el anterior local no reunía las condiciones necesarias de espacio ni de accesibilidad, por lo que dotar a Aitona-Amonen Etxea de una nueva sede adaptada a las necesidades de las personas usuarias era importante. El resultado salta a la vista y responde también a la actividad intensa que desarrollan en el barrio».

Fotos

Vídeos