Donostia retoma el proyecto de los 70 apartamentos en los viveros de Ulía

Infografía el proyecto de apartamentos para jóvenes en la parcela de los antiguos viveros de Ulía./
Infografía el proyecto de apartamentos para jóvenes en la parcela de los antiguos viveros de Ulía.

Ramos expresa la intención de «seguir adelante con la idea» al ser el acceso a la vivienda el principal problema para los donostiarras. Encargará un estudio ambiental y modificará el PGOU, tras la sentencia que anuló la operación

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El gobierno municipal se dio un tiempo de reflexión tras el varapalo judicial al proyecto residencial de viveros de Ulía y éste ya ha concluido. El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE), aseguró ayer en comisión que seguirán adelante con la operación, tras encargar un estudio de impacto ambiental y reiniciar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

En una sentencia conocida hace un mes, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimó el recurso presentado por los vecinos de la zona, contrarios a la construcción de los apartamentos, al haberse realizado la modificación del PGOU sin una evaluación ambiental de la operación. Los técnicos municipales no estimaron necesario este trámite, que tampoco fue requerido por la Comisión de Ordenación del Territorio del País Vasco (COTPV), pero sí lo consideró pertinente el Alto Tribunal vasco, que condenó al Ayuntamiento al pago de las costas y le dejó abierta la vía del recurso de casación que los servicios jurídicos municipales han descartado. El alcalde, Eneko Goia, dijo hace unas semanas que su gobierno se daría un plazo para analizar qué haría con el asunto a la vista de que el fallo judicial retrotrae la situación urbanística de la parcela a lo que preveía el PGOU de 2010; esto es, a posibilitar la construcción de 32 viviendas de lujo.

Ramos explicó ayer, en una comparecencia solicitada por Irabazi, que cabían tres opciones: dejar la parcela tal y como se queda en la actualidad lo que permite promover 32 villas -«podríamos obtener 10 ó 12 millones de euros de la venta de esos terrenos, pero no estamos por la labor», matizó-; darle un carácter de equipamiento y parque, lo que exigiría un cambio en el planeamiento para mantener el uso actual que le están dando los vecinos; o realizar una evaluación ambiental junto a una modificación del PGOU que permita llevar adelante el proyecto de 70 apartamentos dotaciones de alquiler para jóvenes en un 10% de la parcela, destinar el resto a zona verde, y proteger los depósitos de agua subterráneos de Buskando y Soroborda ubicados en la finca. El concejal de Urbanismo apostó por esta última opción. «Tenemos la intención de seguir adelante con el proyecto», explicó. El edil argumentó que el problema de la vivienda es la principal preocupación de los donostiarras y señaló que si el ejecutivo impulsó este proyecto no fue por una obcecación caprichosa sino porque tenía el planeamiento completo para poder ejecutarse sin las demoras que acompañarían los desarrollos de una operación similar en otras parcelas. Ante la necesidad ahora de proceder a una nueva modificación del PGOU, admitió que el gobierno analizará si antes que la transformación de la parcela de viveros de Ulía se llevan adelante apartamentos en otras parcelas.

EH Bildu, PP e Irabazi volvieron a pedir que los alojamientos se hagan en otras parcelas

La oposición, que ha venido apoyando la postura vecinal para que se deje la finca como parque, fue crítica con el ejecutivo PNV-PSE. La portavoz del PP, Miren Albistur, confió en que «no les dé tiempo en esta legislatura» a construir los alojamientos dotacionales. Indicó que la cuestión es solo «de voluntad política» e instó al gobierno municipal a que «vaya haciendo apartamentos donde sí puede hacerlos sin problemas, porque parcelas tiene para ello».

El concejal de EH Bildu Ricardo Burutaran también insistió en este argumento: «Propusimos parcelas alternativas, ustedes dijeron que no y eso hubiera permitido ahora tener esos apartamentos en construcción». El concejal de Irabazi Loïc Alejandro consideró que era mejor «para hacer apartamentos agotar otras parcelas antes que utilizar esta que es problemática». En su opinión, la mejor opción es modificar el PGOU para «consolidar el actual uso de los antiguos viveros como parque» lo que satisfaría a los vecinos, mientras se promueven los alojamientos en otras parcelas de la ciudad.

Fotos

Vídeos