El gobierno municipal replica al PP que el talud inestable de Zubieta fue obra del Estado

Vista aérea de los terrenos de Eskuzaitzeta, en los Altos de Zubieta, donde se construirá la cárcel./CAPDEQUI / EASOFLYERS
Vista aérea de los terrenos de Eskuzaitzeta, en los Altos de Zubieta, donde se construirá la cárcel. / CAPDEQUI / EASOFLYERS

Las condiciones de los terrenos obligan a retrasar hasta 2021 la apertura de la nueva cárcel. Fuentes de Alcaldía recuerdan que los trabajos de explanación terminaron en 2013 y unos meses más tarde la ladera sufrió el primer desprendimiento

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

El gobierno municipal salió ayer al paso de las críticas vertidas esta semana por el PP sobre las condiciones en que el Ayuntamiento entregó los terrenos de Zubieta para la construcción de la cárcel, una obra que sufrirá un nuevo retraso hasta 2021 por la necesidad de acometer trabajos previos de consolidación de la parcela.

El ejecutivo que preside Eneko Goia recuerda que el talud en el que los técnicos han detectado «falta de estabilidad» fue construido por la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (Seip), en virtud del convenio suscrito entre ambas instituciones en 2011, con Odón Elorza en sus últimos meses de mandato.

El acuerdo establecía dos contrapartidas de la Administración del Estado a la ciudad. La primera era un pago de 1,7 millones de euros al momento de efectuarse la transmisión en escritura pública, firma que se materializó en noviembre del pasado año. La segunda era una contribución, en especie y dinero, a las cargas de urbanización del polígono de Eskuzaitzeta, en los Altos de Zubieta, donde se ubicará el nuevo centro penitenciario de Gipuzkoa.

La parte en especie se saldó mediante la ejecución del «movimiento de tierras para configurar la explanación principal», proyecto realizado por el Seip previa licitación pública y que ha dado origen a la configuración actual del terreno, no apto para la construcción.

El gobierno municipal advierte de que aquellos trabajos se adjudicaron por un importe de 8,3 millones de euros, un 42% por debajo del precio de licitación, que ascendía a 14,3 millones. El Seip terminó la actuación en septiembre de 2013 y unos meses después se registró el primer desprendimiento. Como solución proponía crear unos taludes más tendidos y con menor pendiente, para lo que debía ocupar espacios fuera del ámbito asignado para la cárcel y solicitaba el preceptivo permiso al consistorio.

«Acusar al Ayuntamiento de entregar una parcela en malas condiciones es frívolo y se cae por su propio peso. Mientras, se sigue aludiendo la cuestión fundamental: la construcción de la cárcel continúa sin ser licitada y anunciada pese a estar contemplada en los Presupuestos Generales de 2017», señalaron fuentes de Alcaldía.

También EH Bildu replicó las acusaciones del PP de haber «paralizado» la construcción del futuro centro penitenciario, que permitirá cerrar y derribar el de Martutene y avanzar en la segunda fase del desarrollo urbanístico de Txomin Enea, la operación de vivienda de mayor envergadura en décadas.

El concejal abertzale Ricardo Burutaran negó que el gobierno de Juan Karlos Izagirre frenara el traslado de la prisión sino que, al contrario, dio «pasos y facilidades» para acortar los plazos. «Yo mismo, como responsable de Urbanismo, viajé a Madrid en varias ocasiones con el alcalde para reunirnos con Instituciones Penitenciarias. Y si pudieron hacer aquellas obras de preparación del terreno fue porque Bildu lo permitió para agilizar el proceso, a pesar de que la parcela no era aún propiedad del Estado», subrayó.

El Centro Penitenciario Norte III (nombre oficial de la futura cárcel de Zubieta) ocupará una superficie de 287.772 metros cuadrados y dispondrá de seis módulos residenciales y uno polivalente, con un total de 508 celdas, en principio de uso individual. El coste total de la prisión se disparará hasta los 97 millones de euros.

Los datos

2011
Instituciones Penitenciarias y el Ayuntamiento firman el convenio para el desarrollo de la nueva cárcel de Zubieta.
2013
El Estado ejecuta las obras de explanación del terreno, incluido el talud en el que se ha detectado «falta de estabilidad».
2014
A principios de año se registran los primeros deslizamientos en la ladera.
2017
Acondicionar la parcela encarece y retrasará el proyecto.

Fotos

Vídeos