El gobierno municipal renuncia a construir los apartamentos para jóvenes de Viveros de Ulia

Imagen virtual del edificio de apartamentos dotacionales que el Ayuntamiento proyectaba construir en Viveros de Ulia./JONATHAN CHANCA
Imagen virtual del edificio de apartamentos dotacionales que el Ayuntamiento proyectaba construir en Viveros de Ulia. / JONATHAN CHANCA

Desiste de sus planes urbanísticos tras identificar tres parcelas alternativas en Gros y Altza. Vecinos y usuarios del parque y la oposición rechazaban los cambios en el planeamiento que los tribunales tumbaron en octubre

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

No habrá apartamentos para jóvenes en Viveros de Ulia. El gobierno municipal he descartado la operación urbanística tras identificar parcelas alternativas para este fin en otras zonas de la ciudad. La decisión es firme y definitiva. De hecho, el nuevo Plan Municipal de Vivienda, de reciente aprobación, no incluye el parque entre las futuras actuaciones de Etxegintza, la entidad pública empresarial de vivienda de Donostia.

El proyecto para construir 70 alojamientos dotacionales en la finca que alberga los antiguos depósitos de agua del siglo XIX generó un movimiento vecinal de rechazo en defensa de la riqueza y actividad del parque. El colectivo se mostraba preocupado por la «sostenibilidad ambiental» del lugar, reclamaba que se mantuviera como «el parque urbano que realmente es y fue» y abogaba por que los apartamentos se hicieran en otros terrenos del mismo barrio.

Los datos

Proyecto
El Ayuntamiento preveía la construcción de 70 apartamentos dotacionales en el parque de Viveros de Ulia.
Rechazo
La oposición al proyecto, que se puso en marcha en 2015 con la modificación del Plan General, fue en aumento por la riqueza y actividad del parque.
Sentencia
El TSJPV anuló en 2017 los cambios del planeamiento por la falta de estudio de impacto medioambiental. El gobierno municipal ha buscado parcelas alternativas y renuncia al proyecto.

La sociedad de ciencias Aranzadi lo calificó en 2016 de ámbito «con una fauna y flora de interés» y consideró que debe ser reconocido como «espacio cultural», con una propuesta de intervención que permitiría regenerar y poner en valor los tesoros del parque. Ese mismo año, el Gobierno Vasco concedió a Uliako Lore Baratzak, la asociación que gestiona los Viveros de Ulia, el premio Elkarlan por sus iniciativas de participación en los ámbitos de cohesión social y medioambiental.

La actividad y gestión del parque recibió en 2016 el premio Elkarlan del Gobierno Vasco

El Plan General prevé 30 chalets de lujo si el Ayuntamiento decidiera enajenar la finca

El Ayuntamiento continuó adelante con sus planes de modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que preveía -y prevé a día de hoy- la construcción de 30 chalets de lujo en la parcela si el consistorio optara por enajenarla. Fue un mandato del Pleno, que en 2015 aprobó por unanimidad iniciar los trámites con Juan Karlos Izagirre aún al frente.

Impacto medioambiental

Sin embargo, la no inclusión en el expediente de un estudio de impacto ambiental motivó el recurso de los detractores del proyecto, a quienes los jueces dieron la razón. En octubre de 2017, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco anuló la modificación del planeamiento, manteniéndose así la calificación de residencial de la parcela afectada, según se recoge en el PGOU de 2010.

A pesar de las dificultades y una oposición que ganaba adeptos -entre ellos algunos partidos con representación municipal- PNV-PSE no cejaron en su empeño y anunciaron que volverían a lanzar el expediente, esta vez con el preceptivo informe medioambiental. Entretanto, el proyecto tomaba forma, al menos sobre el plano.

Los alojamientos dotacionales no ocuparían ni un 10% del suelo -1.362 metros cuadrados sobre una superficie total de 14.000- y respetarían los bancales, la pelouse, los caminos laterales y central y el vallado perimetral original. Además, se recuperarían los depósitos de agua y se pondría en valor todo el conjunto. Habría dos tipos de vivienda: de un dormitorio y 40 metros cuadrados y de dos dormitorios y 56 metros cuadrados, todas con una pequeña terraza. Como novedad, se planteaba la posibilidad de crear tres invernaderos en la parte alta del parque, frente al futuro edificio de apartamentos. Dos de ellos quedarían a disposición del barrio para su aprovechamiento como huerto y el tercero incluiría juegos infantiles.

Estas previsiones, que llegaron acompañadas de imágenes virtuales de cómo quedaría el resultado y una partida plurianual de 8 millones en los presupuestos de Etxegin-tza, quedarán finalmente en papel mojado. No así la voluntad del gobierno municipal de buscar soluciones a los problemas que sufre la juventud donostiarra para acceder a una vivienda.

Tres son las parcelas localizadas como posibles alternativas a Viveros. Las dos primeras están cerca de allí, también en la falda de Ulia. Se trata de terrenos alrededor del instituto Zubiri Manteo de Gros, ambos de titularidad pública y en desuso. La tercera es el antiguo Instituto de la Construcción de Altza, que de forma provisional funcionará como polideportivo hasta que se inaugure el nuevo.

La portavoz del PP, Miren Albistur, ha sido la primera en aplaudir la decisión de PNV-PSE de aparcar el proyecto de Viveros de Ulia. «Era una cabezonería de este gobierno municipal, que al fin parece haber comprendido que es mejor promover apartamentos dotacionales en otras parcelas, como proponíamos», señala Albistur, quien califica de «aberración» la construcción de viviendas en el parque.

3.500 demandantes

La necesidad que tiene la ciudad de apartamentos para jóvenes está fuera de toda duda. Esta figura residencial permite a menores de 30 años emanciparse en pequeños pisos de alquiler que pueden ocupar durante 5 años pagando rentas bajas. En la actualidad, en la capital guipuzcoana hay 283 unidades y una demanda que ronda las 3.500 personas.

Además de Gros y Altza, el Plan de Vivienda contempla actuaciones similares en la calle Amara (Amara Zaharra), Mons (Intxaurrondo), Ondarreta o el antiguo edificio de la ikastola Orixe en la calle Campanario de la Parte Vieja, entre otras. El Gobierno Vasco, dentro de sus competencias en materia de vivienda pública, tiene previstas por su parte inversiones en edificios de apartamentos dotacionales en Morlans y Riberas de Loiola.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos