Gasco advierte de que «el problema no es económico»

Miramar registra un déficit de 180.000 euros cada año, pero un estudio de Ope Consultores revela que sería rentable si todos sus inquilinos pagaran las salas alquiladas a precio de mercado. En el palacio tienen su sede los Cursos de Verano de la UPV-EHU, Eusko Ikaskuntza y Jaikunde, la Academia de las Ciencias, las Artes y las Letras del País Vasco. Al ser el Gobierno Vasco socio del consorcio que gestiona el monumento, estos organismos solo abonan un precio político de 60.000 euros, pero si se les aplicara el valor real del metro cuadrado deberían pagar 203.000 euros más entre los tres.

«El problema de Miramar no es económico», advierte el concejal de Turismo, Ernesto Gasco. El portavoz del PSE se apoya en las conclusiones del informe para asegurar que «el palacio sería sostenible si sus ocupantes pagaran un precio razonable».

Según Ope Consultores, la diferencia de 200.000 euros es el resultado de aplicar a la superficie utilizada un precio de alquiler mensual de 20 euros/m2 y de repercutir gastos por un importe de 5,4 euros/m2.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos