El fotógrafo de la observación

Distintas imágenes del fotógrafo irundarra incluidas en la muestra./LUIS IRISARRI
Distintas imágenes del fotógrafo irundarra incluidas en la muestra. / LUIS IRISARRI

La Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa acoge hasta el día 31 la exposición 'Momentos', con una selección de la obra del irundarra Luis Irisarri

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.

«Una fotografía de calle debe provocar, descifrar, revelar, aturdir y emocionar a partes iguales». Así es como entendía la fotografía Luis Irisarri, autor de la exposición actual de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa.

Bajo el título 'Momentos', la muestra recoge 34 fotografías en blanco y negro de la colección de este fotógrafo irundarra fallecido en 2016. Con esta iniciativa, este centro cultural de la parte vieja donostiarra rinde homenaje a este entusiasta de la imagen que supo captar con su objetivo multitud de situaciones que reflejan infinidad de instantes y emociones en personas que viven en diversos rincones del mundo.

El dato

34
Son las fotografías que se pueden ver hasta el día 31 en la exposición 'Momentos' de Luis Irisarri en la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa.

Se trata de una selección de las 100 fotografías que expuso este autor en el centro cultural Amaia de Irun el año pasado, fruto del homenaje que quiso rendirle también la Asociación Fotográfica Irunesa de la que era socio.

Juanjo Alonso, miembro de la junta directiva de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa e impulsor de esta exposición, asegura que la obra de Irisarri «debía estar» en la SFG. «Me he empeñado en traer aquí su obra porque era un gran fotógrafo y los donostiarras se merecen conocer y seguir disfrutando de su trabajo».

Es un tipo de fotografía «contrastada con negros profundos, blancos luminosos y una completa escala de grises que Luis realizó a través de diversas técnicas que manejaba con gran dominio», comenta Alonso. «Nos muestra verdaderas obras maestras de composición y movimiento relativo».

En ese sentido, subraya que «todavía recordamos con cariño su presencia en la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa en la que exhibió parte de sus obras y nos enseñó su particular proceso de obtención del blanco y negro».

Desde esta sociedad manifiestan el cariño por su viuda, María José Miguel, que, como dicen, «le aguantó estoicamente en muchas de sus esperas fotográficas». Asimismo, agradecen la apuesta del consistorio de Irun y la Asociación Fotográfica de Irun a la hora de apoyar la difusión de su trabajo con la exposición realizada el año pasado. «Su participación activa en la selección de fotos ha permitido que los enamorados de la fotografía podamos disfrutar de la gran obra de Luis y del legado que nos ha dejado y estamos moralmente obligados a conservar».

La modalidad de este autor podría clasificarse como 'fotografía de calle', ya que su trabajo se ha desarrollado fundamentalmente en este entorno en el que el ser humano es el elemento protagonista. En sus fotos se pueden observar todo tipo de rostros, gestos y miradas de mujeres, niños y tipos curiosos captados en los viajes que realizó a lo largo de los años, tanto por Francia, Cuba o Inglaterra como por su entorno más cercano, Irun y Hondarribia.

Pero, sin duda, los escenarios cubanos y sus gentes cobran especial protagonismo en su trabajo. «Sobre todo Cuba le proporcionó un material fotográfico de primera magnitud que supo reproducir de forma magistral», recuerda Alonso.

El propio Irisarri decía que «salir a la calle y fotografiar para observar, te ayuda a comprender muchas cosas, ya que la calle está llena de vida». Ciertamente, su curiosidad e inquietud por descubrir y comprender esa vida le llevó a captar esos momentos tan especiales que comparte generosamente con todo el que se acerca a su fotografía. Y con ello pretende provocar una emoción en el espectador.

Y es que, tal como apuntan desde la SFG, con la captación de esos excepcionales instantes a través de la iluminación, el encuadre, el enfoque y la composición, este irundarra «nos invita a reflexionar sobre la condición humana para mejorar nuestra sociedad».

Cine y fotos

Nacido en Irun en 1940, Luis Irisarri estudió fotografía y cine a finales de la década de los 60. Su labor pronto empezó a ser reconocida con diversos galardones a su trabajo fotográfico. Además, obtuvo el primer premio nacional de cine amateur con la película 'Evasión'.

Fue autor del cartel del Festival de Jazz de San Sebastián en 1973 y se especializó en la fotografía de cuadros y esculturas, por lo que empezó a relacionarse con artistas de diversas tendencias. A finales de los 70 colaboró en la confección de libros de arte sobre Jorge Oteiza, Néstor Basterretxea y Remigio Mendiburu, entre otros reconocidos artistas.

Su obra ha sido expuesta en multitud de espacios culturales, si bien en los 90 aparcó la fotografía para dedicar sus esfuerzos a la edición de vídeos de forma más intensa. No obstante, una década después la fotografía digital supo cautivar de nuevo el interés de este artista. Fue el momento en el que desarrolló de forma especial su fotografía urbana.

En esta etapa realizó diversas exposiciones, autoeditó una serie de libros de fotografía de calle y participó en varios concursos de ámbito local, nacional e internacional en los que su trabajo logró una buena valoración. Su fotografía del 'momento decisivo' en la que destacan los instantes espontáneos y especiales que se captan tras largos periodos de espera, ha sido especialmente apreciada en estos certámenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos