El día 20 finalizan las catas previas a la inertización de las parcelas afectadas

El Ayuntamiento ha reforzado el vallado de seguridad y cada pocas horas se evalúa la calidad del aire del entorno

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

En las parcelas contaminadas del entorno del polideportivo de Altza continúan las labores de control y las catas previas a su inertización. Este proceso concluirá el próximo día 20 y pocas fechas después podrán conocerse los resultados. Cuando se sepa a ciencia cierta hasta dónde alcanza el foco de contaminación, se podrá ejecutar la solución autorizada por el Gobierno Vasco: extender una red geotextil y una densa capa de tierra sobre las áreas afectadas.

El departamento de Medio Ambiente puso asimismo en marcha el pasado mes un plan de vigilancia de la calidad del aire en la zona con el objetivo de garantizar en cualquier condición meteorológica que no se está produciendo dispersión de fibras de asbesto a la atmósfera.

Las mediciones se realizan a través de captaciones cada 7 u 8 horas en cinco puntos diferentes representativos de las circunstancias del lugar y durante varios días por semana para la evaluación del riesgo. Estas campañas semanales se acometerán de forma periódica hasta que se acometa el sellado definitivo del depósito de amianto.

El Ayuntamiento reforzó la semana pasada el vallado de seguridad que rodea los terrenos contaminados para evitar que los usuarios de las huertas cercanas puedan romper los cierres y acceder a la zona precintada, como ha ocurrido en otras ocasiones. Un cable de acero con un perno impide ahora el paso a las parcelas con amianto y garantiza que no se traspasan los límites marcados.

Las vallas están atadas con cable de acero en sustitución de las cinchas de plástico que no suponían un obstáculo para los vecinos del barrio. El nuevo vallado perimetral es más robusto y pretende resolver de forma definitiva el problema de las aberturas detectadas en diferentes puntos del mismo.

Fotos

Vídeos