Finalizada la ampliación de aceras en San Martín con un rebaje de la calzada para evitar balsas de agua

La calle San Martín ha recuperado sus tres carriles y sus aceras se han ensanchado. / IÑIGO SÁNCHEZ
La calle San Martín ha recuperado sus tres carriles y sus aceras se han ensanchado. / IÑIGO SÁNCHEZ

Tras seis meses de obras los tres carriles vuelven a estar abiertos mientras los operarios culminan pequeños detalles, dice Miguel Ángel Díez (PSE)

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

Tras seis meses y medio de obras, el departamento de Vías Públicas ha dado por terminadas las obras de ampliación de las aceras de la calle San Martín. Como más de uno habrá podido comprobar, el tráfico de esta importante arteria de la ciudad vuelve a fluir por sus tres carriles mientras que los peatones transitan ahora por unas aceras libres de zanjas y vallas, más amplias y accesibles que antes. Los operarios se afanan estos días por completar algunos pocos detalles menores para rematar la obra que ha cumplido con los plazos acordados.

El proyecto, que empezó a ejecutarse en el mes de septiembre, ha permitido ensanchar las aceras de esta calle, entre Manterola y Urbieta, de tal forma que sus bordillos han quedado alineado con el resto de las manzanas de esta vía. Las aceras, que apenas contaban con 1,5 metros de sección, han pasado a tener hasta 3,5 metros en ambos lados de la calle. Tras la operación se han mantenido tres carriles de circulación, pero se ha reducido su anchura algo que, por otro lado, no se prevé que genere ningún problema al tráfico y, sin embargo, sí ayude a contribuir a reducir la velocidad de los vehículos. Además de la reforma del pavimento, se han renovado las infraestructuras situadas bajo las aceras, como canalizaciones de agua y redes de telecomunicaciones, y el mobiliario urbano.

Según apunta el concejal de Vías Públicas, el socialista Miguel Ángel Díez, la vuelta a la normalidad en esta calle se recuperó el pasado viernes, una vez concluidos los trabajos de fresado del pavimento para rebajar la altura de la calzada con respecto a la acera. Una operación necesaria para evitar que se generen balsas de agua.

La obra estuvo a punto de comenzar el pasado mes de junio, pero la petición de una treintena de comercios la frenó para no aumentar el caos circulatorio en la temporada fuerte de ventas. Finalmente los trabajos comenzaron a ejecutarse a finales de septiembre. Primero se llevó a cabo la intervención en el lado de los números pares con el fin de terminar antes de la campaña de Navidad y beneficiar así a los comercios de la zona. Tras un mes de parón, la obra volvió a arrancar en enero con la parte de los impares. No obstante, para incordio de vecinos y tráfico rodado, fue necesaria la ampliación del plazo de ejecución en dos meses más para que las empresas Edp Naturgas e Iberdrola pudieran renovar y mejorar las infraestructuras para el suministro de sus servicios de luz y gas por debajo de la acera.

Finalmente, el último plazo marcado de seis meses y medio se ha cumplido, para alegría de vehículos y viandantes, que durante este tiempo han visto afectada su rutina diaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos