El extranjero que abusó de una mujer en la Tamborrada acepta un año de cárcel y 600 euros de multa

Plaza de la Constitución durante la izada en la fiesta del día de San Sebastián. /Fraile
Plaza de la Constitución durante la izada en la fiesta del día de San Sebastián. / Fraile

El condenado reconoció los hechos ante el juez y llegó a un acuerdo para cerrar el caso y tomar un avión de regreso a Canadá

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

La última agresión sexual ocurrida en San Sebastián se ha zanjado de forma rápida, poco más de 24 horas después de suceder los hechos, con un acuerdo de conformidad entre la Fiscalía y el autor de los hechos, que ya ha puesto rumbo a Canadá, donde vive, con una pena de un año de prisión y una multa de 600 euros. La premura con la que se ha cerrado el caso no es habitual en delitos contra la libertad sexual de las mujeres, pero en esta ocasión, el reconocimiento de los hechos ocurridos durante la Tamborrada por parte del acusado llevó al Ministerio Público y a la defensa a tramitar el asunto como diligencias rápidas y a que el juzgado de instrucción número 5 de San Sebastián, de guardia el domingo por la mañana, dictara al acusado la condena pactada.

Los hechos sucedieron horas después de la Izada, cuando la fiesta de la Tamborrada acababa de arrancar. Según explicó el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, sobre las tres de la madrugada del sábado, la víctima, una mujer de nacionalidad estadounidense, se encontraba en un bar de la Parte Vieja donostiarra. Entonces, un hombre se acercó a ella y empezó a entablar conversación con intención de «tontear» con ella. La chica decidió poner fin a la conversación y, ante la negativa, el varón, de 40 años y nacionalidad mexicana, le sometió a diversos tocamientos «en sus partes íntimas» en contra de la voluntad de la mujer, según informaron las mismas fuentes.

El hombre sometió a una mujer a tocamientos en un bar de la Parte Vieja poco después de la Izada

Acto seguido, la víctima y una amiga con la que se encontraba abandonaron el local e informaron de lo sucedido a una patrulla de la Guardia Municipal, que puso los hechos en conocimiento de la Ertzaintza y comenzó la búsqueda del presunto agresor. Sobre las 5.00 horas, los agentes lo localizaron en el Boulevard y procedieron a su detención y traslado a dependencias policiales. Allí, el varón quedó arrestado por un delito de agresión sexual a la espera de pasar a disposición judicial.

Como es habitual, los agentes trasladaron al detenido al juzgado de guardia, en ese caso el de Instrucción número 5, al día siguiente, el domingo por la mañana. En dicha sede es donde las diligencias se precipitaron y las dos partes, acusación y defensa, saldaron el caso con una conformidad. Primero, acordaron tramitar la causa mediante diligencias urgentes, un procedimiento creado para agilizar asuntos penales y que posibilita que los acusados puedan ser juzgados en las mismas dependencias de guardia a través de un juicio rápido. Eso fue lo que ocurrió esta vez.

El acusado declaró ante la autoridad judicial, reconoció los hechos y aceptó la pena acordada por la Fiscalía y su defensa en sede judicial. Aun cuando el acusado fue inicialmente investigado por un presunto delito de agresión sexual contra la mujer, el acuerdo al que llegaron el fiscal y la defensa tras reconocer los hechos, llevó al primero a rebajar la imputación a abusos, y a modificar con ello la petición de pena, que el acusado aceptó.

Al ser la pena inferior a dos años, el condenado, de nacionalidad mexicana, pudo regersar a su país

Dada la conformidad, el juez dictó sentencia e impuso al hombre una condena de un año de prisión y el pago de una multa de 600 euros. Una pena que no le llevará a la cárcel debido a que es inferior a dos años y a que carece de antecedentes, y que permitió al varón quedar en libertad tras el juicio y regresar al país donde reside, Canadá, según informa Efe.

El procedimiento de urgencia aplicado en este caso se utiliza con asiduidad por los operadores jurídicos, aunque no es tan habitual que se lleve a cabo en delitos relacionados con la libertad sexual. Según fuentes jurídicas consultadas, no hay semana en las que no haya juicios rápidos tanto en los juzgados de Instrucción, solo competentes en delitos considerados leves, como de lo Penal. Por ejemplo, «es muy habitual que casos de alcoholemias terminen en juicios rápidos», indican las mismas fuentes.

No reconocer los hechos

Lo que no es tan frecuente es solicitar las diligencias urgentes en casos de abusos o agresiones sexuales contra mujeres. Y, según precisan esas mismas fuentes, no lo es porque los acusados no suelen reconocer los hechos ni estar de acuerdo con la acusación que pesa sobre ellos ni, por supuesto, aceptar las penas que la acusación, particular o del ministerio público, pide contra ellos. Además, son procesos cuya investigación entraña más complejidad y que no pueden resolverse en dos días.

Esta última agresión, la primera sucedida este año, empañó la fiesta de San Sebastián y llevó al alcalde de la ciudad y a la Junta de Portavoces a condenar los hechos y a acordar un minuto de silencio en el pleno municipal que se celebrará este jueves. El consistorio censuró el «episodio de violencia machista» y volvió a hacer un llamamiento a trabajar «por la igualdad entre hombres y mujeres» para que no vuelva a suceder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos