Etxegintza desbloquea la construcción de los apartamentos para mayores de Intxaurrondo

A finales de año se reanudará la obra, paralizada desde el verano pasado. /  SARA SANTOS
A finales de año se reanudará la obra, paralizada desde el verano pasado. / SARA SANTOS

Ramos (PSE) explica que el edificio estará terminado en otoño de 2019 tras aprobarse el proyecto y salir de nuevo las obras a concurso

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Etxegintza ha desbloqueado esta semana la construcción del edificio de apartamentos para mayores de Intxaurrondo paralizado desde hace casi un año, tras ser rescindido el contrato a la anterior adjudicataria de la obra. El edificio debía haber sido inaugurado esta primavera, pero sus futuros moradores no entrarán a vivir en los pisos hasta el otoño del año que viene. La Sociedad de Vivienda ha aprobado el nuevo proyecto, incluyendo en la planta baja el hogar del jubilado del barrio, y ha acordado sacar a licitación de nuevo las obras con un presupuesto de 4.698.512 euros.

Etxegintza promueve desde finales del año 2016, en el encuentro del paseo de Mons con Zarategi, un bloque de 55 apartamentos de alquiler para personas mayores de 65 años. Durante la ejecución de las obras se comprobó que las cimentaciones previstas debían modificarse puesto que la roca estaba a más profundidad de la estimada, lo que obligó a hacer un pilotaje y un muro pantalla que encareció los trabajos. La desviación económica respecto al contrato inicial superaba ligeramente el 10% y en estos casos la legislación exige sacar la obra de nuevo a concurso porque entiende que la modificación altera las «condiciones esenciales de licitación y adjudicación».

Así las cosas, la administración municipal rescindió entre julio y septiembre del año pasado el contrato de dirección de obra y de ejecución e inició los trámites para sacar a concurso los trabajos que restaban (se había ejecutado el 47,67% de la obra). Se adjudicó a Fiark Arquitectos S.L.P. la modificación del proyecto y se aprovechó esta circunstancia para incluir en las previsiones de usos de la planta baja las dependencias del nuevo hogar del jubilado.

El excesivo gasto de unas cimentaciones no previstas obligó a rescindir el anterior contrato

El documento técnico fue aprobado en la reunión de esta semana del consejo de administración de Etxegintza. El concejal de Urbansimo, Enrique Ramos (PSE), explicó que «se ha revisado el proyecto para que no vuelva a ocurrir algo así otra vez», aunque los 'sustos' ahora son más improbables dado que toda la estructura del edificio está completada. Fuentes de Urbanismo explicaron en su día que lo ocurrido es relativamente habitual en todo tipo de obras. «Hasta que no empiezas a ejecutar no sabes lo que te vas a encontrar. Puedes haber hecho unos sondeos aleatorios que te marcan la profundidad de la roca, pero luego llega la obra y compruebas que parte del sustrato rocoso en vez de a cuatro metros está a ocho». Lo que ha cambiado en los últimos años es la legislación, que ahora es más inflexible con los aumentos del coste de los proyectos respecto a lo presupuestado y adjudicado.

El resultado es que el proyecto va a resultar mucho más caro para la ciudad que el previsto inicialmente. Si la primera obra se adjudicó por 3.284.062 euros, el presupuesto de licitación de lo que queda de edificio asciende a 4.698.512 euros (IVA incluido). El objetivo es adjudicar las obras a final de año y completar el edificio en 12 meses.

Se trata de una construcción de seis plantas en forma de 'L' ubicado en una parcela de 1.570 metros cuadrados. La superficie construida será de 4.500 metros cuadrados. Podrán aspirar a uno de estos apartamentos de alquiler los mayores de 65 años con ingresos ponderados inferiores a 39.000 euros y sin vivienda en propiedad o con problemas de accesibilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos