A la espera de una zona deportiva provisional

En la última reunión mantenida entre los vecinos de Altza, el alcalde Eneko Goia y los responsables municipales, se informó de que el gobierno municipal ya ha encargado un proyecto para acondicionar parte del Instituto de la Construcción, en la calle Casa Nao, como zona deportiva provisional mientras duran las obras del nuevo polideportivo. No obstante, todavía tendrán que pasar unos meses para saber si será ésta su ubicación definitiva. En aquella reunión, el alcalde señaló que, según los cálculos realizados, la adaptación de este espacio tendría un coste de un millón de euros para acondicionar un espacio de 800 metros cuadrados que incluya los servicios y maquinaria necesarios para la práctica deportiva. La instalación provisional podría ser realidad en un periodo de entre ocho y doce meses y permitiría, según explicaron, dar una alternativa a las personas que desean practicar deporte en su mismo barrio. La decisión, no obstante, no se tomará hasta conocer los resultados de las catas en la parcela del viejo polideportivo, así como los plazos reales para su construcción. En el encuentro vecinal, que se celebró el pasado 14 de junio en la casa de cultura Tomasene, también se dio cuenta del plan de acción previsto para los suelos contaminados por amianto. El proyecto del nuevo polideportivo tuvo que detenerse al descubrirse que dos parcelas cercanas, donde irían las instalaciones exteriores, estaban afectadas por amianto.

Fotos

Vídeos