Egia será en 2018 el tercer barrio con más plazas OTA tras el Centro y Amara Berri

Obras de saneamiento en Egia, a cuya finalización se pintarán las nuevas plazas OTA. / USOZ

La concejala jeltzale Arana cifra en unos 3,2 millones de euros la recaudación anual por estacionamientos en zona azul y tarjetas de residente. El control de las casi 12.000 plazas de rotación le cuesta al Ayuntamiento 4,3 millones de euros

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Egia se convertirá en 2018 en uno de los barrios de la ciudad con más plazas OTA. La extensión del sistema de estacionamiento regulado a la parte alta elevará el número de aparcamientos disponibles en el sector 2-3 hasta los 2.209, cifra que solo superan el Centro (3.200, incluidos Parte Vieja, Amara Viejo y Morlans) y Amara Berri (2.737).

Anunciada en principio para el mes de enero, la llegada de la zona azul a calles como Ametzagaina, Baztan, Aldapa, Virgen del Carmen o Iruresoro obligará a modificar el contrato suscrito por el Ayuntamiento con la empresa que controla y vigila el correcto uso de las plazas reservadas. Así, la Junta de Gobierno Local prevé aprobar hoy mismo una ampliación de las funciones de la adjudicataria, lo que conllevará un aumento del precio de 300.000 euros, hasta los 4,3 millones anuales, sin contar los sectores del Centro, que se rigen por otro contrato, ni las zonas blancas que cubren los agentes de Movilidad (unas 3.000).

Las cifras

1.500
nuevas plazas
1.500
se regularán en Egia gracias a la extensión del sistema OTA a la parte alta del barrio, prevista en principio para enero.
3.200
estacionamientos
3.200
regulados hay en los cuatro sectores del Centro, que incluye Parte Vieja, Amara Viejo y Morlans.
3.200
Otros datos
15
000 plazas reguladas habrá en el término municipal cuando la OTA llegue a todo Egia. La empresa adjudicataria controla las 12.000 de rotación.
3.200
Movilidad se encarga de supervisar el correcto uso de las plazas de residente.
3.200
Un 20% de las plazas reguladas de la ciudad están reservadas a residentes.

De este modo quedarán bajo su supervisión casi 12.000 plazas, entre ellas las 1.500 que se generarán con la reordenación de Egia, de las que 440 se reservarán a residentes, 910 se dedicarán a rotación mixta, 78 a OTA comercial y 46 a carga y descarga.

En la zona baja del barrio también habrá cambios. Se modificará la tarifa y el tiempo máximo de estacionamiento de 429 plazas: 83 pasarán a regularse como OTA comercial, 117 serán de rotación mixta y 181 estarán disponibles solo para residentes. El resto de plazas serán reservadas a motos o de uso privado. Según los cálculos realizados por los técnicos del departamento que dirige la jeltzale Pilar Arana, los egiatarras podrán aparcar en el 80% de las 1.500 nuevas plazas reguladas.

La razón de esta medida hay que buscarla en las conclusiones de un estudio elaborado el pasado año por Movilidad. Se calcula que cada jornada, en horario diurno, estacionan en Egia unos 1.900 conductores de fuera del barrio, que representan el 67,73% del total. La mayoría de ellos deja el coche más de dos horas y un tercio lo hace durante más de cuatro horas. Solo un 32,27% de los vehículos son de residentes, lo que confirma la percepción del vecindario de que el barrio se ha convertido en un parking gratuito.

Tras Egia, el sector 2-1 de Gros es el cuarto de la capital guipuzcoana con más plazas reguladas (1.649), sin contar las 590 de Ulia. Ya por debajo del techo de los mil aparcamientos señalizados están el 4-5 de Universidades (997), el 4-1 del Antiguo (882), el 4-4 de Benta Berri (848) y el 4-2 de Ondarreta (666).

Calles más conflictivas

El gasto de 4,3 millones para el control del estacionamiento regulado se compensa en gran parte con los ingresos obtenido a través de las máquinas expendedoras de tickets y el cobro de las viñetas de residente. La recaudación anual por estos dos conceptos es de 3,2 millones de euros, cifra a la que habría que sumar lo percibido vía multas.

Un 30% de los empadronados en Donostia fue sancionado en alguna ocasión en 2015. Un 21% del total -entre locales y visitantes- recibió de una a seis infracciones de OTA y un 9% son los grandes infractores, con más de seis multas OTA. De este último porcentaje, el 52% reside en el término municipal.

El 64% de las infracciones se registra en el Centro, un 17% se detecta en Gros y un 15% en el área Amara-Riberas-Miramon. Dentro de la zona centro, la calle Garibai -exclusiva para residentes- lidera el ranking de número de multas, seguida de Aldamar, Easo, Prim, paseo de Salamanca, Hernani, San Bartolomé, Urbieta y Fuenterrabía. En cuestiones de aparcamiento, la denuncia más repetida todos los meses (36%) fue estacionar en zona reservada a residentes sin autorización. Por detrás, ya a distancia, aparecen estacionar en reservado señalizado con vehículo no autorizado (9,9%) y estacionar en zona de carga y descarga (9,4%).

Por barrios, las calles más conflictivas son los paseos de Errondo y de Anoeta (Amara), Zumalakarregi (Antiguo), Aldakonea y Ametzagaina (Egia) y Peña y Goñi y José Miguel Barandiarán (Gros). La recaudación total por infracciones tramitadas por el Ayuntamiento -OTA, radares y tráfico- ascendió ese año a 3,7 millones de euros.

Más

Fotos

Vídeos