El edificio de Podavines comienza las obras de reforma con el 85% de los pisos vendidos

Una grúa de gran tamaño se ha instalado en las inmediaciones para su uso durante las obras de reforma.
Una grúa de gran tamaño se ha instalado en las inmediaciones para su uso durante las obras de reforma. / A. M.

La antigua sede de la Seguridad Social en Amara se transformará en 80 nuevas viviendas. Un promotor negocia con varias firmas comerciales la ubicación de un supermercado de hasta 750 m2 en la planta baja del inmueble

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN

A finales del año que viene abrirán sus puertas las 80 nuevas viviendas que albergará el edificio Podavines, la antigua sede de la Tesorería de la Seguridad Social en Amara, que ya ha comenzado a transformarse. El promotor del proyecto residencial asegura que el 85% de los pisos y garajes están vendidos.

Una gran grúa y un vallado con las características rayas blancas y azules indica al viandante del paseo de Errondo que este antiguo edificio administrativo ha comenzado a cambiar de uso.

El inmueble, situado en la esquina de la calle Podavines con José María Salaberria y Carlos I, tiene 44 años de antigüedad y la calificación urbanística del suelo es de residencial. Dispone de planta baja más otras cuatro sobre rasante y cuenta además con tres plantas de sótano. Su superficie total sobre rasante es de 9.534 m2 mientras que bajo rasante hay 1.560 m2 disponibles. La Administración del Estado ofreció el año pasado al Ayuntamiento la compra del inmueble de forme preferente, pero el precio solicitado (casi 10 millones de euros) llevó al gobierno municipal ha declinar la oferta. Los grupos de la oposición estimaron que la operación podría ser interesante para la ciudad con vistas a su destino a vivienda de protección pública, pero al ejecutivo no le salían los números. La promotora Etxa S.A. se hizo con el suelo en pública subasta al precio de 9.959.000 euros y puso en marcha el proyecto de transformar sus superficies en un inmueble residencial.

Las primeras obras comenzaron a principios de agosto aunque el derribo interior se ha iniciado en las últimas dos semanas, según explicaron ayer fuentes de la promotora. «La ejecución durará entres 13 y 16 meses, con lo que el edificio podría estar terminado a finales del año que viene».

La expectación que generaron estos nuevos pisos y el trabajo de comercialización ha sido un éxito ya que el 85% de las viviendas está vendida. «Solo nos quedan 10 pisos (de 80) y 5 garajes (de 51). Todas las semanas recibimos entre 10 y 20 llamadas interesándose con la promoción», explicaron desde Etxa S.A.

El proyecto consiste en rehacer el edificio mediante una reforma integral que «no puede aumentar los volúmenes» del edificio existente. La fachada será similar de aspecto a la actual pero cambiarán totalmente los materiales. «Será una fachada ventilada, moderna, con colores más oscuros que destacarán sobre paneles blancos entre ventanas». El futuro Podavines dispondrá de pisos de 2 y 3 habitaciones, con precios que oscilan entre los 250.000 euros y los 340.000 euros, en función de la superficie útil -entre 64 y 79 m2- y el tamaño de la terraza, que en el caso de las últimas plantas puede superar los 64 m2. En la planta baja, la promotora negocia con varias firmas la ubicación de un supermercado de unos 750 m2.

Fotos

Vídeos