Donostia se mantiene con el impuesto de vehículos más caro

Imagen de este verano de varios coches y motos aparcados en el paseo Miraconcha de San Sebastián.
Imagen de este verano de varios coches y motos aparcados en el paseo Miraconcha de San Sebastián. / SARA SANTOS

La mayoría de los coches pagan 84 y 144 euros, cifras que han crecido un 20% en diez años. La portavoz del PP, Miren Albistur, pide congelar este gravamen «con el que ya se ingresa más de lo previsto» mientras que el gobierno municipal propone subirlo un 1,5%

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

Hay rankings en los que más de uno preferiría no aparecer. Sobre todo si estar en ellos supone rascarse el bolsillo mucho más que otros. Pero en este caso, San Sebastián se ha vuelto a colocar -y ya lleva unos cuantos años en esta posición- en lo más alto del podio como la ciudad con el impuesto de vehículos más elevado de todo el Estado.

Las comparaciones son odiosas, pero en este caso necesarias para hacernos una idea de las distancias que hay entre unas capitales y otras. En Melilla, por ejemplo, un vehículo tipo medio (por ejemplo un Ford Focus 1.6 TDCi) de entre 9 y 12 caballos fiscales -la unidad que indica la carga impositiva que se le aplica a cada vehículo- paga en su ayuntamiento 17,04 euros, mientras en Madrid abona 59 euros y Barcelona 64,06 euros. Pero en la capital guipuzcoana esa cifra sube hasta los 84,51 euros. Medalla de oro, con clara ventaja sobre el segundo competidor, Vitoria, con un impuesto de 74,78 euros. Bilbao queda algo más lejos con un importe de 65,28 euros.

En comparación
Un coche tipo medio paga en Melilla 17,04 euros, en Madrid 59 euros y en Vitoria 74,78. En Donostia la cifra llega a los 84,51 euros.
Caballos fiscales
El 84% de los coches se sitúa en los tramos impositivos entre 9 y 14 caballos fiscales.
Motos
Las motos pagan más en Vitoria que en Donostia, aunque la capital guipuzcoana se queda en este caso en segunda posición.

El parque móvil de San Sebastián está compuesto actualmente por 75.218 vehículos. A la hora de aplicar la tasa impositiva, el 84% de todos ellos se encuentran en los dos tramos comprendidos entre los 9 y 11,99 caballos fiscales y 12 y 13,99 C.F. Los que están en este segundo grupo han tenido que pagar este año 143,93 euros. Una cantidad que también se aleja de todas las demás ciudades ya que en el resto de capitales del Estado esa cifra no se alcanza incluso teniendo un coche que llegue a los 16 caballos fiscales. En nuestra ciudad, los coches que se muevan entre los 14 y los 16 C.F. -unos 3.700 coches, el 5% del total- pagan actualmente 206,83 euros.

En lo que a motocicletas se refiere, Donostia cede el primer puesto a Vitoria y queda en segundo lugar, muy cerca de Barcelona. En motos de hasta 125 centímetros cúbicos en la capital alavesa se pagan 11,04 euros y en la guipuzcoana 9 euros. En motos de entre 125 y 250 c.c. las diferencias son de 19,24 frente a 17,95 respectivamente; y en las que tienen entre 250 y 500 c.c. las cifras son de 40,19 y 36,91 euros en cada una de estas ciudades.

Una tendencia al alza

La propuesta de ordenanzas fiscales presentada por el gobierno municipal para 2018 propone un incremento de un 1,5% en el impuesto de vehículos para «no incentivar», señalan, la promoción de coche particular.

Entre los partidos de la oposición, EH Bildu apuesta por una subida entre el 0,5% y el 3% mientras que desde el PP abogan por su congelación. Según recuerda la portavoz de esta formación, Miren Albistur, este año el gobierno municipal «ya está ingresando más de lo previsto, porque frente a los 10,7 millones que se presupuestaron se han recaudado 11,1 millones de euros» con este gravamen. Además, en este sentido afirma que «siendo la ciudad con el mayor impuesto, nuestras calles podrían tener una mejora sustancial», en alusión a los problemas de asfaltado y de baches que sufren algunas vías de la ciudad.

Sea cual sea la decisión que se adopte finalmente en el Ayuntamiento, lo cierto es que el impuesto de vehículos ha experimentado un incremento generalizado cercano al 20% en los últimos 10 años, si comparamos los importes de 2007 y 2017 en los dos tramos donde se concentra mayor número de vehículos. Así, en el grupo de coches de entre 9 y 11,99 caballos fiscales se ha pasado de pagar 71,40 euros a los 84,51 del año pasado. Y de los que se encuentran entre 12 y 13,99 caballos fiscales la cifra pasó de 119 euros a los 143,93 euros.

Por otra parte, la muchas veces escuchada frase de que «los donostiarras son muy buenos pagadores» se hace realidad en este caso. Durante los últimos años el número de personas que han accedido al cobro voluntario del impuesto ha superado el 90%. Y del total, cerca del 80% tienen domiciliado el recibo.

Más

Fotos

Vídeos