Donostia ya luce de navidad

El mercado y la novedosa iluminación que luce por toda la ciudad buscan atraer visitantes. La gran noria en el Paseo de Francia o las cajas luminosas que se reflejan sobre el río Urumea son las principales atracciones de este año

San Sebastián dio la bienvenida a la Navidad con fuegos artificiales. / Vídeo: Ainhoa Múgica
JUDITH URQUIJO

Las luces de Navidad suelen marcar tradicionalmente el inicio de esta temporada, y este año van a ser sin duda uno de los grandes focos de interés para quienes aprovechen estos días a visitar San Sebastián, además de para los propios donostiarras, que ayer ya se acercaron al encendido como un espectáculo más de la ciudad.

Más de 400 elementos ornamentales ya iluminan y llenan de color las calles de la ciudad, cuyo encendido tuvo lugar en un acto que incluyó el lanzamiento de fuegos artificiales desde una plataforma situada en el río Urumea.

En ese entorno, el espacio entre los puentes Santa Catalina y María Cristina es el protagonista en la iluminación navideña de este año. En esta ocasión, se pidió a los alumnos de la Escuela de Arquitectura y de Ingenieros de la UPV que planteasen sus proyectos de iluminación para el paseo del Urumea, con el objetivo de consolidar el mercado navideño del Paseo de Francia.

El primero de ellos, llevado a cabo por los estudiantes de Arquitectura Ander Delgado, Itziar Molinero y Maider Mugica, consiste en la instalación de una serie de cajas luminosas sobre el río. Las cajas, repartidas entre los dos puentes mencionados, están colgadas mediante cables de acero, lo cual permite también jugar con los reflejos del agua. Además, unas cajas luminosas iluminan también lugares emblemáticos, como la estación de tren, el edificio de la Equitativa, el hotel María Cristina, el teatro Victoria Eugenia o el Kursaal.

El segundo proyecto también lo han llevado a cabo cuatro estudiantes de Arquitectura: Maite Aizpuru, Aitor Ballarin, Olga Egia y Leire García. Su propuesta se ha basado en la colocación de una sucesión de pórticos de madera iluminados en el puente de María Cristina que hacen de punto de unión entre las dos orillas del río.

Pero estas no son las únicas novedades. La gran bola luminosa, que se coloca en la plaza Cervantes, crece dos metros hasta alcanzar los doce de diámetro y mejora su sistema de anclaje con una plataforma de 4.000 kilos, es decir, el doble que en 2016, para evitar sustos como el del año pasado en caso de que arrecie el viento.

Asimismo, las luces de Navidad iluminan las principales calles del centro pero también numerosos barrios como Amara y Riberas de Loiola, Altza, Bidebieta, Herrera, el Antiguo, Intxaurrondo, Gros, Egia, Loiola, Martutene, Igeldo, Aiete y Añorga. En total, los elementos decorativos cuentan con 1.167.717 puntos de luz que estarán encendidos 234 horas durante la Navidad y una potencia de 65.821 watios.

Cabe destacar que la empresa Ximenez de Córdoba, encargada de la colocación y gestión de la iluminación, emplea iluminación con tecnología LED, lo que supondrá una reducción de consumo energético y un 80% menos de emisión de CO2 a la atmósfera.

Mercado al estilo europeo

El acto de ayer sirvió también para abrir el Mercado de Navidad al estilo del que luce en otras capitales europeas y contó con la presencia del alcalde, Eneko Goia; el concejal, Ernesto Gasco y Alfredo Retortillo, Consejero de Turismo. «Cada uno tenemos que encender la luz interior que llevamos dentro en estas fechas», apuntó el alcalde y aprovechó para felicitar las fiestas a todos los presentes.

Fue una jornada llena de magia a la que se acercó multitud de gente, tanto mayores como niños, para dar comienzo a la Navidad. «Nos encanta la iluminación de este año. Se nota que San Sebastián ha sido Capital Europea y que queremos mantenernos en ese nivel», señaló una pareja que acudió a disfrutar del acto. Y es que el Ayuntamiento se ha propuesto sorprender y para ello ha vuelto a apostar por varias novedades. Este año, además de una treintena de casetas con productos navideños, en la plazoleta frente a la Estación del Norte se ubica una gran carpa de 10 metros de largo para talleres y actividades variadas. Algunos estarán vinculados con la gastronomía y serán impartidos por profesionales, docentes o cocineros de las sociedades. Pero en su interior habrá espacio también para espectáculos de mimo, teatro, o talleres de creatividad enfocados a la confección de regalos, el diseño floral, la ornamentación, el maquillaje, los juegos de madera, etc. También habrá micro-conciertos, coros, espectáculos de danza, bertsolaris, incluso se impartirán talleres para desarrollar el talento musical. Todas estas actividades están específicamente detalladas y se pueden consultar en la página web de este Gabonetako Azoka. «Queremos que este mercado se convierta en una tradición donostiarra a partir de ahora», señaló ayer el consejero de Turismo.

Fomento quiere que el Paseo de Francia sea un foco de atracción turística para quienes visitan la ciudad estos días, tanto desde fuera de Gipuzkoa como de otros municipios del territorio. No falta ningún ingrediente para un mercado de Navidad, que además incorporará última teconología.

En definitiva, un conjunto de novedades que aspiran a fomentar el espíritu navideño de la ciudad y que pone a disposición de la ciudadanía una oferta comercial atractiva específicamente relacionada con estas fiestas.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos