Donostia aprueba un presupuesto de 445 millones con 3,8 acordados con la oposición

Donostia aprueba un presupuesto de 445 millones con 3,8 acordados con la oposición

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado este viernes los Presupuestos municipales de 2018 que prevén 445 millones de euros de gasto, un 6,88% más que el año pasado, con un incremento de las inversiones del 18,5%. El gobierno PNV-PSE rechazó las dos enmiendas a la totalidad presentadas por EH Bildu e Irabazi y aceptó 40 enmiendas parciales de la oposición, principalmente del PP, grupo con el que llegó a un acuerdo para implantar el microbús de Morlans, doblar el dinero para la retirada de piedras de Ondarreta y dotar de más dinero para los polideportivos, la rehabilitación de edificios, el clúster de la moda y el fomento de la vivienda de alquiler.

El gobierno municipal reivindicó, por boca de su delegado de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya (PNV), que por «tercer año consecutivo» las cuentas se aprobaban antes de finalizar el año, un regla incumplida sistemáticamente por los anteriores ejecutivos. El concejal destacó que las cuentas públicas tienen informe favorable del interventor al cumplir holgadamente la regla de gasto, los niveles de deuda y los parámetros de estabilidad financiera, con un plazo de pago a proveedores que «está en los 28 días».

El 32% del presupuesto municipal va para gasto corriente, un 30,3% se destina a personal y un 23% a inversiones. Las criticas de EH Bildu e Irabazi sobre un paso atrás en gasto social fueron rebatidas por Dominguez-Macaya y por Ernesto Gasco (PSE). «Las partidas vuelven a incrementarse lo que pasa es que la situación es mejor que hace unos años: tenemos menos desempleados, menos perceptores de RGI y menos AES». Pese a todo, el gobierno municipal recordó que se han aceptado enmiendas de la oposición que suben los fondos destinados a hogares del jubilado (PP), se incrementará 200.000 euros el dinero para obras en centros escolares (EH Bildu) y el gasto destinado a cooperación y desarrollo alcanza ya el 0,47% «uno de los porcentajes más altos de las administraciones vascas».

EH Bildu: «El peso de las políticas sociales desciende año a año»

EH Bildu fue muy crítica con el ejecutivo de Eneko Goia a quien le echó en cara que acordará con el PP los Presupuestos «cuando se aplica el artículo 155 de la Constitución en Cataluña». Pero el mayor reproche vino por «el descenso año a año del peso de las políticas sociales en el Presupuesto», pues «del 6,63% en 2015 se ha pasado al 6,17% en 2018». La portavoz, Begoña Almirall, acusó al ejecutivo PNV-PSE de «no priorizar a los sectores más vulnerables», de «poner los intereses privados por encima de los públicos» (ampliación de Garbera) y de no rechazar el modelo de turistificación de la ciudad». El mayor logró de sus 198 enmiendas a los Presupuestos fue la aprobación de un aumento de 200.000 euros en la partida de obras en los colegios públicos.

El concejal de Hacienda subrayó el perfil netamente inversor de los presupuestos, ya que si «el gasto corriente sube un 3,3% las inversiones lo hacen en un 18,5%» hasta un total de 110 millones de euros, que permitirán materializar 140 proyectos entre los que se encuentran el inicio de la construcción de polideportivo de Altza, resolver el problema del amianto, construir unas instalaciones deportivas provisionales en el barrio, urbanizar nuevas parceles en el polígono de Eskuzaitzeta, boulevarizar la travesía de Loiola y acometer la segunda fase de la de Añorga, iniciar la reforma del edificio Pescadería y construir nuevos ascensores en el paseo de Hériz-Escolta Real y Larratxo.

Irabazi criticalos «proyectos fantasma»

«Ustedes son los reyes del ilusionismo: ahora lo ves, ahora no los ves», indicó la portavoz de Irabazi, Amaia Martín, al gobierno municipal a quien acusó de anunciar proyectos que no se ejecutan (Ilunbe, Iztueta, ambulatorios, Bretxa, vaguada de Oleta...) y reprochó reducir las políticas sociales y no priorizar el medio ambiente.

Dominguez-Macaya consideró como «del club de la comedia» las acusaciones de ineficacia de EH Bildu: «Cuando llegué al cargo me encontré con partidas que llevaban 7 años sin ejecutarse». «La gestión presupuestaria es larga, tiene sus procedimientos y se dilata en el tiempo», justificó. El portavoz socialista, Ernesto Gasco, defendió la gestión del ejecutivo y rechazó la acusación de mala gestión en los residuos por parte de Irabazi. «El volumen de residuos aumenta porque hay crecimiento económico y hay más consumo, no porque la gestión sea mala». Argumentó que el esfuerzo en gasto social es mayor porque «se centra en menos desempleados -hemos pasado de 13.000 a 8.200- y menos perceptores de ayudas sociales. Y además si algo caracteriza la política social es que se gastan todas las partidas en todos los ámbitos. No se deja ninguna por gastar». También reivindicó el aumento del gasto en mantenimiento -1,5 millones de euros en asfaltado en 2018, cuando solo hubo gasto en este capítulo en uno de los cuatro años de la anterior legislatura- y defendió la cohesión social de la ciudad porque «es de todo el norte del país donde menos desequilibrio hay entre los niveles bajos y los altos de renta».

La portavoz del PP, Miren Albistur, destacó los acuerdos alcanzados con el gobierno municipal en 17 enmiendas para concretar partidas (200.000 euros más para la retirada piedras de Ondarreta), impulsar la accesibilidad y la movilidad sostenible (247.000 euros para la puesta en marcha de línea de microbús a Morlans), el fomento del deporte (200.000 euros en nuevo equipamiento de polideportivos y mejoras en campos de fútbol), la vivienda de alquiler (impulso de Alokabide con 100.000 euros) o la rehabilitación de edificios (150.000 euros más).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos