Donostia aprueba su hoja de ruta para luchar contra el cambio climático

El Plan de Acción Klima 2050 propone medio centenar de acciones dirigidas a reducir en un 80% los gases de efecto invernadero para ese año

Dani Soriazu
DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

El reto de luchar contra el cambio climático lleva varios años sobre la mesa. Pero hoy el Ayuntamiento dará un paso más al aprobar la hoja de ruta que le guiará durante las próximas tres décadas para que Donostia pueda ser una ciudad sostenible y habitable respetando el medio ambiente. Se trata del Plan de Acción Klima 2050 que, tal y como señalaron el concejal de Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui, y la de Medio Ambiente, Ane Oyarbide, «cuenta con medio centenar de acciones» que permitirán guiar «la acción pública durante varias legislaturas».

Los objetivos que plantea se basan en gran medida en los recogidos en los acuerdos de París de 2015, donde se plantea la labor que se debe acometer a nivel municipal para alcanzar una reducción de más de un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero. Tal y como reconoció el director de Medio Ambiente, Josu Benaito, «el plazo de 2050 no es manejable en términos sociales y políticos. Puede servir para construir itinerarios de transformación, pero no para construir políticas públicas del aquí y del ahora». Por ese motivo se plantean otros horizontes intermedios como el establecido para el año 2030 para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40%.

Con esa fecha en mente, el Plan pone objetivos sectoriales en diferentes ámbitos. Así, en el de energía, se propone la descarbonización de las fuentes de energía, además del ahorro y eficiencia en el uso de la misma; impulsar la generación de energía renovable; mejorar la eficiencia en el uso de la energía y apoyar a sectores vulnerables en la satisfacción de necesidades energéticas básicas.

Objetivos

Movilidad
Conseguir que el 60% de los desplazamientos internos motorizados se hagan en transporte público.
Territorio
Se contempla un urbanismo con criterios climáticos que permita no superar la artificialización del suelo en un 45%.
Energía
Descarbonizar las fuentes de energía y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030.

En el ámbito de la movilidad se prevé el desarrollo de un modelo de movilidad urbana y metropolitana sostenible que permita que el 60% de los desplazamientos motorizados sean en transporte público y del 40% en transporte privado en 2030 en la movilidad interna. Asimismo se pretende que el 55% de los desplazamientos sean peatonales o en bici.

En lo que a desarrollo del territorio se refiere, la hoja de ruta que quiere seguir el consistorio contempla un urbanismo basado en criterios climáticos y que permita no superar la artificialización del suelo municipal en un 45% para 2030. También el incremento en un 15% de la superficie verde y permeable en edificaciones y espacio público consolidado para ese mismo año.

Y en el ámbito de la economía circular, se buscará que un 3% de la superficie de Donostia se dedique a la producción agrícola y que se reduzca en un 15% la cifra global por habitante del peso de los residuos generados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos