El doble ascensor de Aiete toma forma

Últimos retoques. El ascensor que une el paseo de Aiete con Pío Baroja está a punto de inaugurarse./MICEHELENA
Últimos retoques. El ascensor que une el paseo de Aiete con Pío Baroja está a punto de inaugurarse. / MICEHELENA

El proyecto de conexión vertical, a falta de una fecha oficial para su inauguración | Las obras del elevador que conectará Aiete con Morlans y el conjunto de la ciudad llana estarán listas para el próximo mes de noviembre

Gorka Larrumbide
GORKA LARRUMBIDE

El proyecto de conexión vertical entre Aiete y Morlans, que conectará el paseo de Aiete con el de Pío Baroja, se encuentra en su fase final de construcción y su inauguración y puesta en marcha final parece ser inminente. Solo falta que el consistorio donostiarra ponga fecha definitiva para que el tan ansiado ascensor comience a realizar su labor.

Por su parte, las obras del elevador que conectará Aiete con Morlans y el conjunto de la ciudad llana, vieja reivindicación del barrio organizado en torno a la asociación vecinal Lantxabe, estarán listas para el próximo mes de noviembre siempre y cuando las obras se realicen en los plazos previstos y no se vean abocadas a nuevos retrasos.

El dato

143 metros
recorrerá el nuevo ascensor inclinado que conectará los barrios de Aiete con Morlans, en poco más de un minuto y con cabida para 25 personas.

Así lo aseguraron la concejala de Movilidad y Transporte, Pilar Arana que, junto al alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; varios concejales de la corporación municipal; técnicos municipales y responsables de la obra, visitaron hace unos días los trabajos de construcción del citado elevador. Dará servicio a casi 4.000 donostiarras, mejorando las conexiones entre ambos barrios, así como entre Aiete y el centro de la ciudad.

Del mismo modo, «una vez se retire el material acopiado durante los trabajos de estabilización de la ladera y se levante el muro de protección, el bidegorri que une Morlans y Lugaritz a través del túnel volverá a abrirse, esperamos, a lo largo del mes de julio», explican desde la asociación vecinal, ilusionados ante los cambios tan importantes que se avecinan en el barrio.

El ascensor inclinado, con cabida para 25 personas, salvará una pendiente media del 26,8%

El ascensor inclinado recorrerá 143 metros de distancia en poco más de un minuto, con una cabina que tendrá cabida para 25 personas, y salvará una pendiente media del 26,8%.

Por otra parte, la línea 46-Morlans de Dbus dispone de una nueva parada en la zona de Morlans. Se trata de Morlans, 51. La nueva parada está ubicada en dirección Morlans entre las paradas de Morlans 73 y Morlans Ascensores.

Un proyecto con retrasos

El proyecto de doble ascensor sufre retrasos casi desde sus inicios por culpa de los errores cometidos en el estudio geotécnico de los terrenos sobre los que se asienta. En los dos casos se han requerido de refuerzos de micropilotaje para garantizar la estabilidad del suelo, un proceso que a su vez se demoró por las fuertes e intensas lluvias caídas desde enero. La anterior previsión para el elevador inclinado apuntaba a agosto, como se encargaron de recordar los concejales de la oposición a la delegada de Movilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos