Los Reyes Magos, con vestidos 'made in Donostia'

De las manos y la mente de Cinthya Cubillo han salido los trajes que vestirán en enero los Reyes Magos a su paso por San Sebastián. /José Mari López
De las manos y la mente de Cinthya Cubillo han salido los trajes que vestirán en enero los Reyes Magos a su paso por San Sebastián. / José Mari López

Cinthya Cubillo ha confeccionado los trajes que lucirán los Reyes Magos en la cabalgata del viernes | La ganadora del concurso promovido por el Clúster de la Moda ha combinado modernidad y tradición con tejidos de calidad

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

Se llama Cinthya Cubillo y de su mente y manos han salido los trajes que vestirán en enero los Reyes Magos a su paso por San Sebastián. Tiene 23 años, vasca, y es la ganadora del concurso promovido por el Clúster de la Moda, de la concejalía de Impulso Económico, para renovar el vestuario de Sus Majestades. El departamento que encabeza el socialista Ernesto Gasco solo puso una condición a los participantes: respeto a la tradición e indumentaria base de estos personajes.

Y es precisamente lo que Cinthya ha hecho. Según cuenta, ha elegido tejidos de calidad, en concreto terciopelo bordado con microlentejuelas, en colores granate para Melchor, verde botella para Gaspar y azul turquesa para Baltasar. Ha querido dar protagonismo a las capas, jugar con las telas. Ha ido recortando apliques del bordado y los ha colocado en cinturones, mangas, túnicas, pasamanerías... «He dedicado muchas horas. Incalculables», asegura.

Las bases del concurso pedían que los trajes fueran clásicos y modernos a la vez. «Era un reto difícil», admite, pero a partir de su idea de lo que es un rey mago, con su túnica y su capa, para darle el toque actual ha buscado tejidos que llaman la atención y ha jugado con el posicionamiento de las pasamanerías, en colores dorado y beige, y las ornamentaciones.

Ha aplicado una técnica que se llama soutache y que ya se utilizaba en el medievo. Porque Cinthya, que aún no tiene marca propia pero sí un logo con su nombre, se ha documentado y buceado en la historia para que el conjunto tuviera sentido y no fuera solo fruto de su imaginación y creatividad. «Son trajes fieles a la tradición. La modernidad es combinar nuevos tejidos, apliques, bordado industrial con pedrería cosida a mano...», explica

Las telas seleccionadas son de la máxima calidad que ha encontrado, tejidos de vestir, por lo que los Reyes Magos no pasarán frío el próximo día 5 a su llegada a la capital guipuzcoana. El premio obtenido, de 4.000 euros, se lo ha gastado en comprar los mejores materiales. Tanto que al final ha tenido que poner algo de dinero de su propio bolsillo. Porque no son solo las prendas que se ven. Son también los zapatos, la ropa que queda bajo las túnicas, las coronas y sus cojines...

Para el calzado apuesta por unos botines básicos que ha adecuado al vestuario con los mismos apliques que adornan las capas. Las coronas están realizadas en termoplástico, moldeado con calor siguiendo un patrón diseñado por ella. Las partes más rellenas llevan en su interior espuma de tapicería en vez de guata, «una calidad más de Carnaval». «Quería lo mejor», subraya la joven. Para el diseño de las coronas ha tirado de imaginación y buen gusto, con geometrías y ornamentaciones en las que se repiten las lágrimas, las circunferencias y los motivos florales de los trajes.

La elección de los colores para capas y túnicas también se ha basado en la tradición. «No quería poner rosa fucsia o naranja, sino que la gente pueda reconocer a los Reyes Magos. Si haces algo demasiado moderno, luego hay quejas», dice. Como ocurrió en Madrid en 2016.

Las pieles que completan el vestuario son sintéticas y ecológicas. Los trajes están forrados, con acabados cosidos a mano para que no se vean las juntas y quede más elegante. Y los pantalones tienen bolsillos para guardar caramelos.

Según los describe, «son clásicos, aunque un poco modernizados, pero sin salirse de la tradición». Además, son totalmente artesanales, diseñados, patronados, cortados y cosidos por ella.

Los diseños de Cinthya resultaron elegidos entre seis finalistas del concurso. «Fue una final muy reñida con diseñadoras de gran nivel que presentaban propuestas muy diferentes y originales», recuerda. Gasco, por su parte, afirma que fue la ganadora porque «representa la vistosidad y el glamour de los Reyes Magos a través de una propuesta novedosa que aúna elegancia y funcionalidad».

Para ella es «un orgullo» haber confeccionado los nuevos trajes de Sus Majestades, que están pensados y hecho para durar muchos años y muchas cabalgatas. Confiesa que ha sido «un trabajo nuevo, un reto», porque nunca había trabajado con hombre. «Siempre he hecho mujer y algo de niño, así que he tenido que experimentar con el patronaje de caballero».

Cinthya está de moda, pues desde que ganó el concurso del Clúster de la Moda no para de recibir parabienes. Este año ha llegado a la final del Certamen Jóvenes Diseñadores del País Vasco y acaba de conquistar otro certamen en Salamanca. Está realizando un máster de alta costura, donde tiene la oportunidad de investigar y probar diferentes técnicas que ha aplicado a los trajes de Sus Majestades.

Como no podía ser de otro modo, estará presente cuando los Reyes Magos se prueben sus nuevas vestimentas y cuando los luzcan por las calles de Donostia, a la vista de miles de personas, en el recorrido por el Centro y los barrios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos