Diseñar el nuevo museo marítimo

Una de las salas del Museo Naval ubicado en el Muelle donostiarra./
Una de las salas del Museo Naval ubicado en el Muelle donostiarra.

Hasta el 10 de diciembre se podrán plantear sugerencias para el nuevo proyecto. El equipo gestor llama a la participación ciudadana para enriquecer su propuesta

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.

Tras superar su cuarto de siglo, el Untzi Museoa, el museo marítimo ubicado en el puerto donostiarra, se encuentra actualmente inmerso en un proceso de renovación para enriquecer su oferta cultural y acercarse más al público. Este año ha entrado un nuevo equipo dirigido por Raúl Pérez Iratxeta para poner en marcha el proyecto que ganó el concurso para la redefinición del proyecto museístico. En octubre, en la hoja de ruta definida, se inició lo que han llamado como «un proceso de socialización», un periodo para recoger las sugerencias de los ciudadanos y de los principales agentes del territorio de cara al diseño del nuevo museo.

Tal como señalan desde esta institución, con ello se pretende además «construir un entramado de relaciones externas que lo conviertan en referente de las iniciativas vinculadas a la historia y cultura marítima vasca». En definitiva, subrayan que el objetivo es que «el público sea parte del proyecto aportando sus ideas y sugerencias».

200
sugerencias ciudadanas se han recibido aproximadamente hasta el momento para enriquecer el proyecto de renovación del museo naval.

Esta fase participativa finalizará el 10 de diciembre. Hasta el momento se han recibido más de 200 aportaciones, por lo que se muestran satisfechos con la respuesta obtenida.

Con el fin de canalizar todas las ideas, se ha habilitado un cuestionario online accesible desde la página web untzimuseoa.eus para conocer la opinión de los usuarios en relación al proyecto. Concretamente, abarca temas como la propuesta cultural del museo, el propio nombre que lo denomina, su imagen corporativa, la programación cultural, las actividades, exposiciones, temas relacionados con la historia, la tradición y el patrimonio marítimo de interés y propuestas para favorecer su carácter participativo, entre otras cuestiones.

Quien lo desee puede acercarse al propio museo para aclarar dudas y comentar sus ideas al propio personal del Untzi Museoa. Y es que en una de las salas se expone a través de diferentes paneles cuáles son las líneas estratégicas que reformularán este proyecto.

El nuevo posicionamiento que se busca pretende hacer frente, dicen, a retos como «la reordenación de las colecciones, la generación de contenidos por parte de la sociedad, la comunicación, los hábitos de consumo y ocio de la sociedad, y finalmente la financiación sostenible de las actividades».

Entre otras cuestiones, se llevarán a cabo diversas obras para mejorar las condiciones de confort, accesibilidad, movilidad y atención. Según explica Pérez Iratxeta, se ha comprobado que las obras necesarias son más complejas que las que se identificaron inicialmente, por ello se ha pospuesto su ejecución al 2018 con el fin de obtener una mayor dotación presupuestaria para llevarlas a cabo.

Museo Marítimo Vasco

También se plantea trabajar la marca, de tal forma que se propone sustituir el actual 'Museo Naval' por 'Museo Marítimo Vasco'. Según comentan, «este cambio facilita una nueva identidad y permite, además, un enfoque más amplio de su actividad y una adecuación a las expectativas de las personas que lo visitan».

En política cultural, se han definido 4 ámbitos de trabajo en torno a la catalogación, investigación y conservación; la activación del patrimonio; los vínculos con otros agentes culturales, sociales y económicos; así como la definición del proyecto museológico en relación a la investigación y difusión del conocimiento, al proyecto de exposiciones y al programa pedagógico.

El programa de exposiciones girará en torno a la recuperación de personas ilustres como Elkano o Blas de Lezo; la aportación vasca a la historia marítima universal y la evolución naval vasca, entre otros. Además, se trabajará en un plan de dinamización cultural para «acercar el museo a la sociedad de una manera fácil y didáctica», sin olvidar el programa pedagógico con actividades para el aprendizaje, el ocio y el entretenimiento.

Fotos

Vídeos