La dificultad de proteger Villa Saga, que tramita su derribo

Villa Saga (Ategorrieta) es un caso singular. Se trata de una construcción que no ha estado nunca protegida, pero las asociaciones de defensa del patrimonio y ciudadanos particulares reclaman su mantenimiento. Su actual propietario tramita desde el pasado mayo una licencia de derribo para materializar su proyecto residencial. Al no haber estado nunca protegida no se han estimado las alegaciones que ahora planteaban su catalogación. El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, explicó que los grupos municipales podrían, sin embargo, plantear su protección vía enmienda de aquí a la aprobación por parte del Pleno de febrero. Pero aún no está claro que esta decisión pueda frenar el derribo, una licencia que se rige por un procedimiento reglado, en base a los derechos que tiene una persona sobre una propiedad sin cargas urbanísticas de ningún tipo en el momento que tramitó la petición. Si se decidiera la protección y la congelación de la licencia, el caso podría dar lugar a un pleito con reclamaciones patrimoniales al Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos