Un francés recorre en dirección contraria 1,5 kilómetros en Donostia y se estrella contra un coche patrulla

El conductor embistió con el vehículo a uno de los coches de la policía local. /GUARDIA MUNICIPAL
El conductor embistió con el vehículo a uno de los coches de la policía local. / GUARDIA MUNICIPAL

Dos agentes de la Guardia Municipal que le cerraron el paso consu vehículo sufrieron diversas lesiones

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

Decir que sembró el pánico en las calles más céntricas de San Sebastián, sea tal vez un poco exagerado, pero cerca estuvo si no llega a ocurrir de noche. Un conductor ‘kamikaze’ circuló a gran velocidad en dirección contraria desde el barrio de Amara hasta la calle Andia -1.500 metros- donde terminó estrellándose contra un vehículo patrulla de la Guardia Municipal que le cerraba el paso. Los dos agentes que ocupaban el coche resultaron heridos y fueron atendidos en un centro sanitario. Y el chófer infractor, de 30 años y nacionalidad francesa, fue arrestado y quedó en libertad tras pasar por el Juzgado de Guardia.

El incidente comenzó minutos después de la una de la madrugada de este sábado cuando un turismo de la marca Mercedes de color blanco inició una alocada carrera en dirección contraria. El vehículo accedió desde la calle Sagrada Familia al paseo de Errondo y de ahí puso rumbo hacia Urbieta. El hecho fue advertido por algunos taxistas y varias personas que a esas horas circulaban o caminaban por la zona. La central de emergencias de la Guardia Municipal recibió la comunicación de lo que sucedía y desplegó un dispositivo para interceptar al ‘kamikaze’ antes de que causase una desgracia.

Para ese momento, el Mercedes había dejado atrás el paseo de Errondo y tras cruzar la calle Easo accedió a Urbieta. Sin semáforos que le dieran el alto, ya que al circular en dirección opuesta no podía ver si los tenía en rojo, verde o ámbar, invirtió menos de un minuto en cubrir los setecientos metros de esta arteria de la ciudad.

Al carril bus

Fuentes consultadas indicaron que durante el recorrido por esta calle, el conductor se encontró de frente con varios automóviles que se vieron en la necesidad de efectuar maniobras bruscas para evitar el impacto. En este sentido, señalaron que algunos no tuvieron otra alternativa que invadir el carril destinado al uso exclusivo del autobús.

El ‘kamikaze’ logró llegar hasta la Avenida de la Libertad sin sufrir ningún percance y, haciendo caso omiso a la señal de prohibido el paso, se adentró en la calle Miramar, frente al parque de Alderdi Eder.

El conductor, de 30 años y vecino de Dax, quedó en libertad tras declarar en el juzgado

Para entonces, sin embargo, un coche patrulla de la Guardia donostiarra en labores de Seguridad Ciudadana le cerraba el paso en la calle Andia. Los agentes vieron venir el vehículo que finalmente terminó por embestirles.

A consecuencia del impacto, la unidad policial fue desplazada y los guardias municipales que permanecían en su interior resultaron heridos. Ambos fueron evacuados al Hospital Universitario Donostia. Uno de ellos presentaba diversas contusiones, mientras que el otro sufrió un corte que requirió de varios puntos de sutura. Tras ser atendidos, los dos agentes recibieron el alta médica y pudieron regresar a sus respectivos domicilios.

Dos delitos

El conductor implicado, vecino de la ciudad francesa de Dax, fue detenido acusado de un delito de conducción temeraria dentro del casco urbano. Asimismo, se le imputó un segundo ilícito contra la seguridad vial, toda vez que en el momento de los hechos dio positivo en el test de alcoholemia que se le practicó.

El detenido fue conducido a la Inspección de la Guardia Municipal, donde se tramitaron las oportunas diligencias. En el transcurso de la jornada fue conducido al Juzgado de Guardia, donde tras declarar quedó en libertad con cargos.

En el coche viajaba otra persona, también vecina de Dax, que fue puesta en libertad, aunque ésta no fue conducida a las dependencias policiales ni tampoco al juzgado.

Las fuentes consultadas señalaron que momentos antes de la colisión, el ‘kamikaze’ percibió la presencia policial , pero que a pesar de ello continuó la marcha. Indicaron asimismo que el golpe se produjo a una «velocidad considerable».

Tras el choque, el Mercedes sufrió los mayores desperfectos. Su frontal quedó prácticamente destrozado. El coche patrulla, por su parte, tenía localizados los daños en su lado izquierdo. Los dos vehículos tuvieron que ser retirados con grúas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos