Las cinco familias desalojadas en Igeldo podrán volver a sus casas en los próximos días

La carretera de Igeldo sigue cortada. /MICHELENA
La carretera de Igeldo sigue cortada. / MICHELENA

Las excavadoras aún tardarán varias jornadas en comenzar la retirada de escombros de la carretera que sube al faro

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZSan Sebastián

Los vecinos del número 59 de Itsas-Gain, en el Paseo del Faro de Donostia, podrán volver a sus casas próximamente. Después de que hacia las cuatro de la madrugada del domingo del pasado sábado se derrumbara buena parte de la ladera ubicada bajo el edificio, los estudios realizados por los técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento de San Sebastián han determinado que no hay indicios de que la estructura del inmueble haya resultado dañada.

Desde el pasado sábado, cuando los expertos realizaron la primera valoración del estado del inmueble, las cinco familias que lo ocupaban fueron desalojadas. Tres de ellas optaron por quedarse en casas de familiares, mientras las otras dos aceptaron el ofrecimiento del Consistorio donostiarra de alojarse en un hotel de la ciudad. Tal y como ha afirmado este lunes el concejal de Urbanismo, el socialista Enrique Ramos, «durante todo el fin de semana se ha estado analizando la geología y el terreno, y en principio parece que no hay una afección directa en la estructura del edificio». Por lo tanto, afirma Ramos, «los vecinos podrán volver a sus casas en los próximos días».

La prioridad ahora es resolver la situación de la ladera derrumbada así como la del bloque contiguo, en el número 57 de Itsas-Gain. «Es algo que hay que abordar», ha reconocido el concejal. «En estos momentos los técnicos de Urbanismo están analizando cuál es la solución más viable», aunque primero habrá que despejar la carretera que sube al faro, que sigue cubierta de la gran cantidad de escombros caídos por el derrumbe.

No obstante, las excavadoras todavía tardarán unos días en empezar a trabajar. Entre el material desprendido de la ladera hay no solo tierra, sino también grandes bloques de hormigón del muro que la contenía. «Son restos con mucho peso que no van a ser fáciles de retirar. Hace falta maquinaria pesada que ocupará los dos carriles y además hay que empezar a retirar los escombros desde arriba», ha señalado el concejal. Asimismo, por la previsión de lluvias de los próximos días no se descarta que se puedan producir nuevos desprendimientos, por lo que las máquinas no entrarán a trabajar hasta que la zona sea segura. Aunque será el Ayuntamiento donostiarra el encargado de retirar los escombros, al tratarse de terrenos privados los costes derivados de dicha obra correrán a cargo de los vecinos, así como los de la reparación definitiva de la ladera, «que podría tardar meses», según palabras del concejal.

Más de 30 años

Aunque todavía no se ha determinado la causa del derrumbe, «todo parece indicar que la ejecución de ese muro y el asentamiento de la ladera, realizado hace treinta años, no fue del todo correcta técnicamente», ha indicado Enrique Ramos. «Eso, sumado a la gran cantidad de lluvia caída en los días anteriores, parecen haber provocado el deslizamiento de tierras», ha añadido el concejal.

Más noticias

Temas

Igeldo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos