«¿Por qué derribaron las instalaciones sin tener clara la situación del terreno?»

El 'impasse' entre el derribo y la construción del nuevo centro suscitan las quejas de quienes han visto truncados sus hábitos deportivos

YOLANDA SÁNCHEZ SAN SEBASTIÁN.

Vecinos y antiguos usuarios viven con incertidumbre el futuro del nuevo centro deportivo por los continuos retrasos en la fecha de inicio de las obras. Desean que las instituciones agilicen los trámites para que el nuevo polideportivo esté en funcionamiento en el menor plazo de tiempo posible y con las máximas medidas de protección de salud pública. Muchos se quejan de las incomodidades que sufren al desplazarse a otros barrios para hacer deporte y recuerdan que numerosos usuarios se han dado de baja de Donostia Kirola. «Falta de previsión o ¿por qué derribaron el polideportivo sin tener clara la situación de los terreros? Son algunas de las frases más repetidas por los altzatarras y antiguos usuarios cuando se les pregunta sobre la construcción del nuevo polideportivo. Ander es uno de los numerosos vecinos que se desplazan con frecuencia a otros centros deportivos. «Esta situación es un auténtico trastorno. Para poder practicar el deporte que te gusta necesitas más tiempo para trasladarte, disponer de un medio de transporte sea público o propio, así como abonar más dinero al aumentar los gastos de desplazamiento. Y no hablemos de la saturación de las instalaciones, sobre todo, de las más cercanas o mejor comunicadas con Altza, o de la escasez de plazas ofertadas en los cursillos», explica el joven.

María Jesús representa la situación de otros muchos altzatarras que han dado de baja su abono en el Patronato de Deportes por los gastos de desplazamiento. «Una persona que acuda tres veces por semana a otro centro deportivo en transporte público y abone el billete a precio reducido con tarjeta debe hacer frente a un gasto mínimo de 300 euros al año. Muchas familias no lo pueden soportar, sobre todo, gente mayor con ingresos bajos», comenta esta veterana usuaria del polideportivo.

La plataforma ciudadana por un Altza más sano critica la «falta de transparencia» en todo este proceso por parte del Ayuntamiento. Recuerdan que han dejado a un barrio de 22.000 habitantes sin instalaciones deportivas, lo que afecta a la salud de su población, y preocupado no sólo por los plazos de obras, sino también por la contaminación con amianto de parte de los terrenos. «A fecha de hoy, no tenemos confirmación de la fecha en la que empezarán las obras de construcción de las nuevas instalaciones. En la última reunión mantenida el pasado diciembre con el Ayuntamiento, comentaron que el nuevo polideportivo podría estar en funcionamiento a partir del año 2020; pero en encuentros anteriores, se barajaron otros plazos y no se han ido cumpliendo», matiza una de las integrantes de la plataforma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos