Dbus pierde 98.000 viajeros por el cierre de Astiñene pero consolida los 28 millones al año

Dos autobuses, en el cruce de Avenida y Urbieta. / FRAILEGráfico
Dos autobuses, en el cruce de Avenida y Urbieta. / FRAILE

La compañía municipal de autobuses reduce al 50% la caída prevista por el incremento registrado en otras líneas. La concejala del PNV Arana destaca que la media de uso en días laborables alcanzó en 2017 su récord histórico desde la integración tarifaria en Mugi

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

Dbus en 2017 realizó 98.000 viajes menos que el año anterior, una caída de un 0,34% que se explicaría por factores ajenos a la empresa como el calendario laboral o el cierre desde agosto del puente de Astiñene, entre Egia y Loiola. Según los datos provisionales ofrecidos por la antigua Compañía del Tranvía, el número de viajeros se consolida por encima de los 28 millones, cota que recuperó en 2014.

La concejala de Movilidad, Pilar Arana, destaca que el pasado ejercicio volvió a aumentar el uso de los autobuses municipales en días laborables, con 90.255 viajes/día frente a los 89.864 viajes/día de 2016. De hecho, la media de utilización en laborable alcanzó su récord histórico desde la puesta en marcha en 2013 de la integración tarifaria en el sistema Mugi.

El descenso de 98.060 viajeros anuales respecto al curso anterior se debió principalmente a que en 2017 hubo un día laborable menos que en 2016, que era bisiesto, y un festivo más en detrimento de un sábado menos. Además, a esta pérdida ya prevista y calculada en 116.000 viajes hay que añadir la clausura del puente de Astiñene al tráfico por problemas estructurales, que supuso hasta el 31 de diciembre una caída adicional de 80.300 viajes en las líneas 24 Altza-Gros-Antiguo, 27 Altza-Intxaurrondo-Antiguo y 41 Gros-Egia-Martutene.

El incremento general del uso del autobús permitió a la compañía absorber aproximadamente un 50% de la bajada prevista por estas dos circunstancias, de modo que de las previsiones de 196.300 viajeros menos el balance negativo se redujo a los 98.060 mencionados.

En cuanto a los días no laborables, en 2017 se registró un comportamiento «desigual», explica la delegada del PNV. En festivos se produjo un ligero incremento (41.435 viajes/día frente a los 41.348 viajes/día del año anterior), mientras que en sábados descendió la utilización (65.829 viajes/día frente a los 67.448 viajes/día del año anterior).

Con estos datos en la mano y en comparación con otras ciudades y operadores, Dbus continúa a la cabeza con 152 viajes de media por habitante donostiarra, una de las cifras más altas en Europa.

Por líneas, la más utilizada fue la 28 Amara-Hospitales con 4 millones de viajeros, seguida de la 13 Altza con 3,5 millones y la línea 5 Benta Berri con algo más de 3 millones. Arana valora el incremento del uso en la zona del Antiguo (líneas 5, 16, 25, 33, 40, 43 y 45) con 69.503 viajes más, y en Aiete (líneas 18, 19, 23, 31, 32 y 45) con 63.549. A juicio de Arana, estos registros vienen a constatar el «acierto» de las actuaciones llevadas a cabo en 2016 para mejorar las líneas 16, 18, 19, 23, 32 y 45.

En el lado opuesto de la balanza aparecen la zona de Amara (líneas 17, 21, 26 y 28), que perdió 14.915 viajeros principalmente debido al impacto de cambio de ubicación de la estación de autobuses en febrero de 2016, y la zona de Altza-Bidebieta (líneas 13 y 14), que se dejó 83.433 pasajeros por la apertura de la estación de Euskotren en Altza, entre otras razones.

Un dato que Arana califica de «muy positivo» es el «espectacular» incremento de uso (62%) en la línea TB6 Ulia con 4.769 viajes adicionales, lo que refleja el «éxito» de la decisión de establecer este servicio a demanda. Los servicios búho también crecieron hasta los 189.723 viajes, 3.691 más que en 2016.

Los días de mayor utilización de los servicios de Dbus fueron Santo Tomás con 120.193 viajes, el 14 de agosto (víspera de la Virgen) con 116.851 viajes, el 19 de enero (víspera de San Sebastián) con 114.941, el 17 de agosto con 104.772, el 20 de diciembre con 101.646 y el 15 de diciembre con 100.066 viajes.

Nueva señalética

Para ofrecer un servicio más cómodo y eficaz cada día, Dbus renovará la señalética de sus autobuses para que sea «más sencilla y comprensible», anuncia Arana. En los próximos días se iniciará la colocación de nuevas pegatinas con información visual sobre el uso que se debe hacer de los distintos espacios dentro y fuera del vehículo.

La actualización de las señales busca también «favorecer la convivencia entre usuarios y hacer el viaje más agradable, ya que en ocasiones el uso indebido de los elementos interiores del autobús puede causar confusión entre los pasajeros», advierte la responsable de Movilidad.

Se renovarán, entre otros, los avisos de prioridad en el uso de los asientos reservados para personas con movilidad reducida, mayores, embarazadas, accidentadas o con bebés en brazos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos