Cuatro condenados en Donostia por concertarse para impedir el cobro de 75.000 euros de deuda

Cuatro condenados en Donostia por concertarse para impedir el cobro de 75.000 euros de deuda

Uno de los acusados tenía impagos reiterados del alquiler del local de su establecimiento comercial

EFESan Sebastián

Cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, han sido condenados este miércoles a 18 meses de cárcel por concertarse para impedir el cobro de una deuda de más de 75.000 euros que uno de los acusados contrajo por impagos reiterados del alquiler del local de su establecimiento comercial en San Sebastián.

Los cuatro procesados han reconocido estos hechos, durante una vista preliminar celebrada en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, y se han conformado con la petición de cárcel realizada por el Ministerio Público, que ha accedido a aplicarles la atenuante de reparación del daño causado, después de abonar la cantidad económica adeudada a los dueños del local.

El principal acusado, que ha sido condenado como responsable de un delito de insolvencia punible, y los otros tres (su hermana, su cuñado y su exnovia), que lo han sido como cooperadores necesarios, también deberán abonar sendas multas de 1.800 euros, aunque finalmente no ingresarán en prisión después de que el tribunal haya accedido a suspenderles la pena de cárcel con la condición de que no vuelvan a delinquir en los próximos dos años.

Según describe el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso EFE, los hechos se remontan a febrero de 2008 cuando el principal procesado arrendó un local comercial en una céntrica calle de la capital guipuzcoana, tras lo que, a consecuencia de los "impagos de renta", los afectados se vieron obligados a interponer una demanda de desahucio y reclamación del dinero adeudado.

El principal acusado ha sido condenado como responsable de un delito de insolvencia punible, y los otros tres (su hermana, su cuñado y su exnovia) como cooperadores necesarios

No obstante, "todos los embargos" practicados en el contexto de esta actuación "resultaron infructuosos", hasta el punto de que después de "años de acciones judiciales" lo afectados no vieron satisfecha su deuda, debido a que el principal encausado "logró disminuir su patrimonio" con la "inconmensurable ayuda" de los otros tres procesados, "hasta tal punto" que "no ha sido posible obtener ni un solo cobro parcial de la cantidad total".

El documento del Ministerio Público concreta que esto fue así porque el acusado vendió a su hermana, a su cuñado y a la que en aquel entonces era su pareja sentimental la villa en la que residía en San Sebastián por una cantidad "sensiblemente inferior" a su valor de mercado.

Todos ellos constituyeron "un derecho real de habitación sobre la vivienda" que permitía al principal imputado residir en ella "quedando el inmueble preservado frente a las acciones judiciales".

Además, este hombre realizó "numerosas transferencias económicas a su novia, una de ellas en calidad de "nómina", aunque esta acusada no era empleada suya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos