«Han convertido la plaza en un agujero»

Aspecto de los bajos de la plaza. Los vecinos denuncian el mal estado de las bocas de riego y «la dejadez» en el estado de la estructura./
Aspecto de los bajos de la plaza. Los vecinos denuncian el mal estado de las bocas de riego y «la dejadez» en el estado de la estructura.

Piden al Ayuntamiento que mejore la iluminación, la seguridad ante posibles incendios y que arregle los problemas de humedad. Vecinos de la plaza de Los Soldados de Amara denuncian el estado de la parte que está soterrada

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

La plaza de los Soldados de Amara lleva años dando de qué hablar por sus problemas de mantenimiento y por «la sensación de inseguridad» que genera a los vecinos la parte de este entorno que está soterrada. Y es que referirse a esta plaza, ubicada entre Carlos I, Eustasio Amilibia, avenida de Madrid e Isabel II, es hablar de dos realidades diferentes. Una sería la que corresponde a su parte exterior, con zona de juegos infantiles y bancos. Y otra interior, oculta al ojo del paseante, que existe desde que en la década de los 90 se decidiera cubrir el acceso a los bajos comerciales y crear plazas de garaje. Para ambas partes hay quejas por parte de sus usuarios.

No obstante, la mayor parte de ellas van referidas a la parte subterránea, por el «estado de dejadez» que muestra. «Hubo una época que esta zona estuvo llena de locales. Pero lo taparon todo y la han dejado morir», relata un vecino, propietario de uno de los garajes. En un recorrido por el vial subterráneo y cuadrangular que da acceso a los mismos, se pueden observar carteles de negocios que echaron el cierre, y cuyas persianas son ahora el lienzo de decenas de graffitis. Apenas hay dos o tres empresas en activo.

Lo que más preocupa a los usuarios de estos locales es la seguridad. «Las bocas de riego e incendios están destrozadas y anuladas desde hace años. Y tengo dudas de que los detectores de humo incluso funcionen», relata Vicente, otro propietario, que además cuestiona que la ventilación y la salida de humos sea la correcta. «Esto no es atractivo para montar un negocio, el Ayuntamiento lo ha convertido en un agujero», añade. Algunas voces incluso temen que a la zona no pudieran llegar a entrar los vehículos de extinción de incendios si fuera necesario, aunque en el año 2007 se llevaron a cabo comprobaciones y el propio Servicio de Bomberos aseguró que no existe ningún problema para que cualquiera de sus camiones pueda entrar en la plaza.

«Hubo una época en la que había un montón de locales abiertos. Pero lo han dejado morir»

La responsabilidad del espacio ha sido motivo de discusión entre vecinos y administración

Pero las críticas no terminan ahí. Los vecinos aseguran que cuando llueve se filtra muchísima agua desde la superficie. «Las rejillas de ventilación de los bajos son a su vez los 'recoge-aguas' de la plaza, y hacen que se filtre todo el agua», asegura Vicente, que explica que se forman importantes charcos como consecuencia de ello. «Por no hablar de los problemas de humedad y las estalactitas que se crean en el techo», apunta este mismo usuario.

Otra propietaria, por su parte, muestra su temor a entrar a esta zona cuando es de noche. A lo largo del vial que recorre los distintos locales hay colocadas luces halógenas de color naranja cada pocos metros, aunque la estructura del lugar genera zonas de sombra.

«Es un punto crítico para las mujeres. Da miedo pasar por aquí a ciertas horas. Si pegas un grito igual no te oye nadie», asegura esta usuaria. Además, explica que en esta zona no es raro ver a personas sin techo pasando la noche o personas fumando o bebiendo. «Creo que el Ayuntamiento debería tomar cartas en el asunto para aportar más luz mediante alguna apertura natural al exterior», añade.

Discusión por la titularidad

La titularidad de este espacio siempre ha sido motivo de discusión. «Hay una cosa clara. El que hizo el parque y ha obstruido gran parte de las salidas de ventilación ha sido el Ayuntamiento», señala Vicente. Además, asegura que antes de que se soterrara este espacio el acceso a los locales comerciales estaba en vía pública por lo que el vial actual también debería serlo. Recuerda además que esta plaza es idéntica a la de Los Marinos, ubicada en la manzana continua siguiendo Isabel II. «Sólo que en aquella sólo soterraron los garajes y dejaron los negocios en el exterior y le dieron a la plaza un aspecto más amable», apunta este vecino.

Tras varios años de discusiones entre los propietarios del parking subterráneo y el Ayuntamiento sobre las responsabilidades de cada cual en el estado de la plaza de los Soldados, finalmente se llegó a un acuerdo en 2007. El convenio establecía que Coparasa -la cooperativa que agrupa a los 267 usuarios del aparcamiento- asumía la ejecución del conjunto de la obra de reurbanización de la plaza, mientras que el Ayuntamiento costeaba los trabajos por 1,4 millones de euros.

Las obras derribaron el forjado de la plaza, repararon los fallos estructurales del parking, colocaron un nuevo suelo con la impermeabilización correspondiente y una recogida de aguas pluviales, y reurbanizaron la superficie. Una década después, y a pesar de estas obras, los vecinos opinan que la situación de esta zona sigue siendo «lamentable» y que es responsabilidad del Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos