La conversión en café de los antiguos urinarios de los jardines Menchu Gal, para Semana Santa

La caseta de baños públicos de los jardines Menchu Gal, sin uso desde hace años, se transformará en un café bar./MIKEL FRAILE
La caseta de baños públicos de los jardines Menchu Gal, sin uso desde hace años, se transformará en un café bar. / MIKEL FRAILE

Las modificaciones del proyecto original han provocado el retraso en el inicio de las obras

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Han transcurrido casi ocho meses desde que se adjudicara la explotación como café bar de los antiguos urinarios de los jardines Menchu Gal, pero de momento nada ha cambiado en este triángulo verde que conecta Sancho el Sabio con la plaza Centenario. Las consultas para modificar los planos del proyecto original han provocado el retraso en el inicio de las obras para transformar la vieja caseta de baños públicos en una terraza de hostelería, una idea promovida por particulares que gustó en el Ayuntamiento por las oportunidades de regeneración que ofrece para una zona degradada como esta.

La UTE ganadora del concurso público, formada por los donostiarras Óscar Urruticoechea y Pablo Orlando, está a la espera de recibir la licencia del departamento de Urbanismo para la reforma y maneja una previsión de apertura del local para la Semana Santa del próximo año, siempre que no surjan nuevos contratiempos en el camino.

La arboleda Café

Ubicación
Los jardines Menchu Gal conectan Sancho el Sabio y la plaza Centenario, frente al parque de Araba.
Oferta
Café bar con terraza con desayunos completos, comidas y cenas informales, pintxos y copas con música.
Obras
Comenzarán antes de final de año y durarán casi cuatro meses.
Presupuesto
142.684 euros para la adecuación de los antiguos urinarios, 47.645 euros para equipos y mobiliario y un canon mensual de 310 euros.

Ya tienen en su poder todos los informes técnicos y de seguridad, por lo que después del verano se pondrán manos a la obra. Calculan que los trabajos sobre el terreno podrían arrancar antes de final de año y tendrán una duración de casi cuatro meses.

Servirán desayunos completos, comidas y cenas informales, pintxos y copas

Uno de los cambios que proponían y que han dilatado los trámites administrativos era ampliar el tamaño de la cocina, pero las especificaciones recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana lo impiden. También se barajó la posibilidad de aprobar un Plan Especial, vía que quedó descartada por los servicios jurídicos municipales. Sí han logrado incluir sombrillas gigantes y un techo acristalado.

La Arboleda Café es una propuesta que Urruticoechea ha madurado durante años en su cabeza. Este hostelero con amplia experiencia en el sector tanto dentro como fuera de Gipuzkoa y que en la actualidad regenta mediante concesión el bar La Carpa de la playa de Ondarreta, ya presentó en los noventa otro proyecto para este mismo espacio, en progresivo deterioro desde su clausura como váteres.

Oferta hostelera de Amara

El empresario argumenta que «la ciudad está recuperando de forma positiva edificios emblemáticos, embelleciéndolos y dotándolos de un contenido acorde a las inquietudes de los ciudadanos», como Tabakalera o los antiguos mercados, por lo que la rehabilitación de este rincón entre Amara y el Centro encaja en la filosofía del Ayuntamiento. También recuerda que barrios como Gros o Benta Berri han desarrollado zonas de terrazas y han creado «nuevos lugares de ambiente» para el vecindario, una oferta «en la que Amara, sin embargo, está algo más floja».

Con la intervención que acometerá junto a su socio, los antiguos urinarios de Menchu Gal «podrían llegar a ser un café representativo en la ciudad, ya que integrar en una zona de arbolado un antiguo baño público transformado en local de hostelería es algo novedoso y original». La propuesta con la que se adjudicaron el contrato de explotación es un café bar «abierto desde primera hora de la mañana, ofreciendo desayunos completos tanto en la terraza como en el interior, así como aperitivos, comidas y cenas informales, raciones y pintxos, con una pequeña vinoteca y un buen servicio por la noche para todos aquellos que deseen disfrutar de una copa en un entorno relajado y con música ambiental», según detalla. Contará con unas tres o cuatro mesas en su interior y el atractivo de la terraza en el pequeño triángulo de los jardines, que podría cubrirse en invierno. Asimismo, tendrá una barra en el exterior y banquetas altas. Además, el acceso a los baños no estará restringido a clientes, ya que se mantendrá el concepto de servicios públicos.

Urruticoechea afirma que la transformación de este espacio permitirá acabar con los episodios esporádicos de okupas, con los botellones y con la sensación de intranquilidad que tienen algunas personas al atravesar por la noche una zona que ya es de por sí oscura. También se generará una continuidad peatonal más amable para todos aquellos que paseen desde la calle Easo o Prim hacia Sancho el Sabio.

La UTE tiene derecho a explotar la instalación durante un periodo de quince años y el precio de la adjudicación se divide en tres partes: 142.684 euros para las obras de adecuación de las instalaciones, 47.645 euros para el equipamiento y mobiliario y un canon mensual de 310 euros.

Fotos

Vídeos