Un concurso de ideas dará forma a la futura plaza de Txomin Enea

Un concurso aportará ideas para ordenar los equipamientos y espacios libres de la plaza Arteleku (entre los nuevos edificios residenciales). / A. M.

El Ayuntamiento definirá con los vecinos los usos deportivo-culturales que tendrá este ámbito donde estuvo Arteleku, explica Ramos (PSE)

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Un concurso de ideas permitirá iniciar el debate sobre los equipamientos deportivos y socioculturales que tendrá la futura plaza Arteleku de Txomin Enea. La Junta de Gobierno aprobará hoy las bases de esta licitación que empezará a dar forma a un espacio de encuentro del barrio en construcción, con una superficie de 3.675 m2.

Se trata de realizar un anteproyecto para ordenar urbanísticamente esta manzana de Txomin Enea con una definición del espacio público y «un esquema volumétrico del nuevo edificio de equipamiento público (social, deportivo, cultural...) que sustituirá al demolido edificio Arteleku» y que será «la referencia y el espacio de encuentro del nuevo barrio». El gobierno municipal ha preferido optar por este sistema en vez de convocar un concurso que fuera sometido a la votación formal por los vecinos para decidir un ganador, con el objetivo de contar primero con una serie de propuestas arquitectónicas para luego cruzarlas con el proceso participativo que se abrirá para definir los usos a dar a la parcela, según explicó el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE).

El edil indicó que la consulta a los vecinos, por tanto, está garantizada. «Queremos que el concurso nos proporcione una serie de ideas para la reordenación de la parcela y con ellas iremos al barrio para exponerlas y recoger las consideraciones que nos hagan los vecinos», señaló.

Los diferentes departamentos municipales han ya comenzado a debatir en común las diferentes prestaciones que debería ofrecer el nuevo edificio de equipamiento de la plaza y luego habrá que tener en cuenta también «las disponibilidades presupuestarias» del Ayuntamiento, puesto que la factura de lo que se construya correrá a cargo de la administración municipal. Ramos precisó, además, que el edificio quizás ofrezca servicios que puedan ser utilizados no solo por los vecinos del nuevo barrio sino por los de zonas limítrofes como Loiola o Martutene.

La plaza hará hueco a algunos elementos escultóricos del demolido Arteleku como una forma de recordar que en este espacio funcionó durante casi tres décadas el extinto Centro de Arte y Cultura Contemporánea.

Los equipos que se presenten al concurso deberán definir un edificio para usos socioculturales y deportivos (con un límite de 3.675 m2 construidos) y unos espacios exteriores de estancia, esparcimiento y encuentro para el nuevo barrio, que se integren de la mejor forma posible con el entorno (nuevos edificios residenciales ahora en construcción, convento de Kristobaldegi, parque fluvial, etc). Los interesados tendrán dos meses para presentar propuestas. Se valorará a partes iguales (25 puntos cada criterio) la «integración de la idea en el conjunto edificado» del nuevo barrio; la adecuada relación entre espacios libres y el conjunto edificado; la «viabilidad técnica, urbanística, económica y constructiva» de la propuesta; y la «proporcionalidad de los costes». Los tres finalistas se repartirán 30.000 euros (más IVA): 15.000 euros para el ganador, 10.000 euros para el segundo, y 5.000 euros para el tercero. Las ideas presentadas al concurso quedarán en propiedad del Ayuntamiento para ejecutarlas tal cual o modificarlas en el proyecto definitivo que finalmente resulte del proceso participativo.

Fotos

Vídeos