Este año comienza la mejora de los caminos de la Isla y la estabilización de los taludes de roca

El proyecto introducirá unos anclajes en la pared rocosa para asegurar su estabilidad./
El proyecto introducirá unos anclajes en la pared rocosa para asegurar su estabilidad.

Costas autoriza el primero de los trabajos que asegurará el paso peatonal por la cara Sur. Una complicada obra colocará andamios en la vereda más próxima al mar, introducirá anclajes y colocará una malla para retener las piedras

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Va a costar casi más transportar los materiales y la maquinaria a la Isla que acometer la obra. El Ayuntamiento va a iniciar este año unos trabajos de mejora y aseguramiento de los caminos de la Isla Santa Clara, el primero de los cuales consistirá en afianzar el talud de roca que limita el sendero Sur de este paraje, una complicado maniobra por el transporte, el acceso y la estrechez del camino. Costas ha otorgado la autorización, que será aprobada hoy en la Junta de Gobierno Local.

El primer teniente de alcalde, Ernesto Gasco (PSE), explicó que «queremos acondicionar adecuadamente los itinerarios de la Isla mediante una intervención no invasiva que ponga en valor este lugar». Preguntado sobre si esta actuación tiene que ver con la próxima ubicación en el faro de un trabajo escultórico de Cristina Iglesias, señaló que este 'regalo' de la artista donostiarra «es un motivo más para acometer estos trabajos», pero la situación lo requería porque «Santa Clara hace muchos años que no tiene un acondicionamiento de calado». El gobierno municipal quiere aprovechar la intervención de Cristina Iglesias para potenciar la isla y el primer deber es «mejorar la seguridad de sus caminos». Los frecuentes desprendimientos que se producen desde el talud rocoso que limita el sendero que discurre al borde del mar será la primera labor que se acometa, probablemente, esta misma primavera.

El Ayuntamiento cuenta ya con un proyecto que en las próximas semanas sacará a licitación. El paseo tiene una anchura variable entre 1,20 y 2,30 metros y discurre en paralelo al mar apoyado en un muro de mampostería, a una cota de entre 4,20 y 5,30 metros sobre el agua. Este estrecho paso limita, por un lado, con una barandilla y, por el otro, con un talud rocoso inclinado unos 60º sobre la horizontal. Esta pared está formada por «una alternancia de calizas arenosas y areniscas, con ocasionales intercalaciones de argilitas» y presenta un estado «moderadamente meteorizado a sano (grado III y grado I)», según explica la memoria del proyecto. En la zona izquierda del talud se observa «el creciente deterioro de los estratos de roca, que progresivamente se van rompiendo» y en la parte superior se detectan «grietas que indican rotura del estrato de roca».

«Se trata de una intervención no invasiva que garantizará la seguridad» Ernesto Gasco, Primer teniente de alcalde

El proyecto explica que si se quiere conservar en servicio el paseo peatonal «es obligado proceder a la estabilización del talud». Había dos alternativas para consolidar la pared rocosa: colocar una especie de contrafuertes, de gran coste económico y paisajístico, o sujetar el talud con «anclajes de barra de acero pretensada». El proyecto opta por esta segunda alternativa que consiste en «realizar perforaciones lineales en la roca, introducir el anclaje (una barra de hierro roscada) y fijarla con una inyección de lechada de cemento». Para terminar, se colocará «una malla de triple torsión», prevista en el estudio geológico geotécnico, para evitar la caída de trozos de roca desprendidos». Todo ello se ejecutará prescindiendo de la maquinaria habitual para realizar estos trabajos ante la dificultad de trasladarla y colocarla allí. En vez de utilizar el puerto de la isla para el desembarque del material se ha pensado emplear «una pontona equipada con una grúa móvil» que se acerque todo lo posible a la zona de obras y permita descargar y cargar la maquinaria. Para realizar los anclajes, en vez de retroexcavadoras se colocará un andamiaje para sujetar el carro perforador. Estas 'filigranas' evitarán tener que ensanchar el paseo, lo que permitirá «un ahorro económico importante». Los trabajos están presupuestados en 111.056 euros y se prevé que los mismos, una vez contratados, se ejecuten en el plazo de un mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos