«Nos cierran la calle por obras hasta 2019... ¡Es un atropello!»

Vecinos de San Roque y el paseo Beloka critican que no se hayan buscado alternativas al corte durante 811 días de Alkainbide, acceso directo al Centro por Aldapeta

Obras en la parcela del cerro de San Bartolomé que han motivado el corte de una vía clave en las conexiones con el Centro. / USOZ
Obras en la parcela del cerro de San Bartolomé que han motivado el corte de una vía clave en las conexiones con el Centro. / USOZ
Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

Hasta el 30 de noviembre de 2019. Un total de 811 días. Es el tiempo que durará el cierre de la calle Alkainbide, en el cerro de San Bartolomé, una pequeña vía de apenas doscientos metros que permite a los vecinos de San Roque acceder directamente al Centro por la cuesta de Aldapeta y viceversa. El motivo del corte es la construcción de un bloque de viviendas en la parcela que ocupaba el antiguo campo de hierba artificial del colegio Summa.

Dos vallas hacen efectiva la clausura. En las escaleras que conectan el paseo Beloka con Alkainbide han colocado una señal que informa de que el paso peatonal se abrirá solo en horario nocturno, entre siete de la tarde y ocho de la mañana. En la curva anterior, un cartel en la verja metálica explica que el acceso rodado por carretera se suspende sin excepciones hasta fin de obra, prevista para dentro de dos años.

«Estamos quemados; es un atropello», aseguran los vecinos, que ahora se ven obligados a dar un largo rodeo por Aiete o por el Centro para llegar a sus domicilios. Cuentan que las afecciones son continuas. «Mi hija trabaja en la calle Zubieta y tiene una hora para comer. Desde hace dos meses, come de 'tupper' en la oficina porque no le da tiempo a volver a casa al mediodía», relata Miguel, quien ha registrado numerosos escritos y solicitado infinidad de reuniones en el Ayuntamiento para tratar de buscar una solución al problema.

«Todavía no hemos conseguido que nos reciba ningún cargo político. Con el concejal de Urbanismo hablé un segundo en la puerta de Ijentea tras esperarle horas y con el alcalde ha sido imposible», se lamenta. También han presentado firmas y una denuncia ante el Ararteko y otra ante Elkartu, la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad de Gipuzkoa. «Al cerrarnos Alkainbide, algunos equipamientos de la comunidad como los vestuarios o el frontón han dejado de ser accesibles, ya que utilizábamos la calle para bajar salvando las escaleras interiores», subrayan con pesar.

Carteles que informan del cierre de la calle Alkainbide para vehículos- todo el día, incluso fines de semana, durante 811días- y peatones -excepto en horario nocturno- por la construcción de nuevas viviendas. / JOSÉ USOZ

Los portales afectados pertenecen a la comunidad del parque de Basoerdi: Beloka 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13, 15, y 17, más San Roque 80, 82, 84 y 86. «Eso sin contar toda la gente que baja de Aiete, los que vienen de Belizalde... Muchas personas, muchas», advierten. La pregunta que se hacen es por qué el Ayuntamiento no ha pensado en alternativas antes de autorizar un corte de estas características hasta dentro de 800 días. Y afirman que las había: «¿Por qué no han tirado el polideportivo de los frailes y se hace un acceso desde la calle Amara? Porque no les queda sitio para jugar, dicen. ¿Y desde Alkainbide, junto a la valla, no podían haber construido un acceso directo y luego restaurar el parque? No lo hacen porque cuesta dinero, claro».

Todavía se les ocurre una tercera solución: «Cuando hagan el nuevo Summa, por debajo habrá un pasadizo para que los Bomberos entren a la parte trasera de las viviendas y el propio colegio. Se podía haber esperado a que se terminase el centro y después entrar con los camiones por ahí para hacer las viviendas. Pero eso retrasa la operación y también cuesta dinero. Soluciones había, pero a nadie se le ha ocurrido pensar en los perjuicios que se ocasiona al vecindario», concluyen.

Denuncian asimismo que no se están cumpliendo las condiciones bajo las que se concedió el permiso de cierre. «Según pone en el expediente, se deberá garantizar la seguridad y fluidez del tránsito de peatones. Además, pone que se garantizará en todo momento el tránsito peatonal por el exterior de la calzada cortada con un ancho mínimo de 1,50 metros. ¿Por qué no se respetan estas condiciones?», inquieren a los responsables municipales.

Ramos: «Es por seguridad y a petición de la constructora»

El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, justifica el cierre de la calle Alkainbide de la zona de San Roque por «razones de seguridad». El delegado socialista explica que la decisión se ha tomado «a petición de la empresa constructora», que necesitaría ocupar esos espacios en diferentes momentos de la obra, según se recoge en el expediente de solicitud de autorización al Ayuntamiento.

La promoción urbanística en cuestión -47 viviendas libres con piscina y pistas deportivas- es parte de la transformación que experimenta el cerro de San Bartolomé desde hace algunos años y que es apreciable a simple vista desde Easo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos