Carquizano se peatonalizará tras el verano y estará de prueba durante un año

La calle Carquizano será peatonal durante el día. / A.M.
La calle Carquizano será peatonal durante el día. / A.M.

Arana (PNV) se compromete a que la calle «no se convierta en una segunda Peña y Goñi» tomada por terrazas hosteleras

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Llega finalmente la peatonalización de la calle Carquizano de Gros. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobará el proyecto el próximo martes, aunque no será hasta después del verano cuando se materialice. Será una intervención provisional, sometida a evaluación durante un año, y si los vecinos no la consideran positiva se volverá a la situación actual. Ayuntamiento y residentes de la zona no quieren que se convierta en una segunda Peña y Goñi plagada de terrazas hosteleras.

El proyecto para reurbanizar y reordenar esta calle pasará la semana que viene por la Junta de Gobierno Local para su aprobación. La intervención tiene un presupuesto de 121.149 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de un mes. Superado este trámite, el Ayuntamiento deberá aprobar los pliegos de condiciones de la obra y sacarla a concurso con lo que los trabajos se ejecutarán «tras el verano», según explicó la concejala de Movilidad, Pilar Arana (PNV).

El proyecto busca eliminar coches del paisaje urbano de Gros trazando un nuevo eje peatonal entre la plaza Nafarroa Behera y Miracruz. A diferencia de lo planteado en un principio, no se va a igualar la cota de la calzada y la acera, aunque sí se reducirá buscando convertir esta calle en un ámbito de uso fundamentalmente peatonal. Durante el día, de 8 a 20 horas, los coches no podrán circular, salvo los que se dirijan al garaje de residentes de la calle y los vehículos de carga y descarga que podrán hacerlo hasta las 11 de la mañana.

Se reducirá la cota entre calzada y acera, pero no se igualarán, y por la noche los residentes podrán aparcar

A partir de las 20 horas los residentes con viñeta podrán estacionar en unas plazas que «estarán señalizadas para que los hosteleros lo tengan en cuenta a la hora de disponer sus terrazas», indicó la concejala. La responsable de Movilidad explicó que ni los vecinos ni el Ayuntamiento quieren que la peatonalización de esta calle la convierta en «una segunda Peña y Goñi». «La peatonalización permitirá a los bares colocar terrazas, pero con unos límites horarios y de espacio».

Plazas en la calle Trueba

Arana subrayó el compromiso adquirido con los vecinos de realizar una peatonalización «que será, en principio, para un año. Finalizado este plazo, analizaremos con los vecinos cómo ha funcionado y si no convence volveremos a la situación anterior». La cota de la calzada se elevará pero sin llegar a igualarse con las aceras y el proyecto permitirá renovar mobiliario urbano, jardineras y algunos bancos. Para compensar la pérdida de plazas en Carquizano, Movilidad reordenará la calle Trueba -en el tramo más próximo a Miracruz- para convertir todos los estacionamientos de zona OTA en exclusivos para residentes.

La calle Padre Larroca sufrirá uno de los grandes cambios que contempla el proyecto. Cambiará de sentido y será de bajada hacia Miracruz, arteria de salida del barrio y de la ciudad. Hoy por hoy, los vehículos que llegan desde Carquizano pueden girar a izquierda o derecha indistintamente, opción esta última que desaparecerá una vez se complete la peatonalización. La parada de taxis de Padre Larroca se mantendrá, pero se anula la reserva adicional de Carquizano, de manera que todos los servicios entrarán por Secundino Esnaola y esperarán en sentido Miracruz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos